Artificieros de Ejército británico desactivaron hoy dos bombas halladas en el centro de la localidad norirlandesa de Derry, al oeste de la provincia, según confirmaron fuentes de la Policía autónoma (PSNI).

La alerta de seguridad fue decretada anoche, después de que los servicios de búsqueda y rescate en el río Foyle, que cruza la ciudad, encontrase dos artefactos sospechosos durante una patrulla rutinaria, lo que obligó a acordonar la zona y a evacuar los domicilios cercanos.

Según un portavoz de la PSNI, las bombas eran "viables" y se encontraban en un lugar próximo a las oficinas del Ayuntamiento de Derry, cuyos alrededores permanecen cerrados al tráfico peatonal mientras las fuerzas de seguridad continúan hoy examinando la zona.

El tráfico de vehículos en las vías adyacentes ha sido ya abierto y los residentes también han podido regresar a sus domicilios, explicó el portavoz.

La ciudad de Derry ha sido durante este año objetivo de otros ataques terroristas supuestamente perpetrados por grupos disidentes del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), opuestos al proceso de paz en la región.

El pasado 19 de enero, dos explosiones sacudieron Derry, sin que se registrasen heridos, cerca del centro de turismo y en una oficina del Departamento de Sanidad (DHSS, por sus siglas en inglés), en pleno centro de la ciudad.

Tres meses después, durante un acto nacionalista celebrado en el cementerio católico de la ciudad, los disidentes del IRA Auténtico (RIRA) amenazaron con asesinar a agentes de la PSNI y con atentar contra intereses británicos en la provincia.

A los pocos días, artificieros del Ejército británico desactivaban una bomba colocada en las proximidades del domicilio de un agente policial.