Seis caravanas de ciclistas partieron hoy desde diversos puntos de Santiago hacia el centro de la capital chilena en el eje central de la campaña "Pedalea al trabajo", impulsada por el Ministerio de Transportes y organizaciones ciclistas, con motivo del Día Mundial sin Auto.

Desde las 07.30 hora local (10.30 GMT), cientos de ciclistas aprovecharon para circular por las calles de Santiago, con menos vehículos de lo habitual, por una vía especialmente habilitada para ellos.

El motivo del bajo índice de autos no es otro que el alargamiento de las Fiestas Patrias por parte de muchos chilenos, que decidieron prolongar la celebración, que oficialmente terminó el miércoles, durante toda la semana.

Santiago es considerada la segunda urbe más contaminada de América Latina después de Ciudad de México y registra constantes episodios de alerta ambiental desde hace más de 20 años.

Varios ministros, entre ellos el de Transportes y Telecomunicaciones, Pedro Pablo Errázuriz, que fue mordido por un perro y chocó con una barrera, no quisieron perderse la primera edición de "Pedalea al trabajo".

"Queremos demostrar que es posible llegar al trabajo en un medio de transporte como la bicicleta. Hacemos un llamado a todas las personas a participar y a realizar actividad saludable", señaló el propio Errázuriz, que admitió tener más herido "el orgullo que el cuerpo" a raíz de la caída.

El ministro de Transportes, junto con su homólogo de Vivienda y Urbanismo, Rodrigo Pérez, aprovecharon la ocasión para anunciar una nueva medida que obliga a la construcción de un aparcamiento para bicicletas por cada ocho destinados a coches, en los edificios nuevos de uso público para más de 100 personas.

Hasta ahora, la proporción era de un estacionamiento para velocípedos por cada diez de automóviles.

El Día Mundial sin Auto se celebra en muchas ciudades del mundo cada 22 de septiembre, como sucederá mañana en diversas ciudades de Chile, como Concepción, Valparaíso, Temuco o Antofagasta, entre otras.

Sin embargo, cuando esta fecha cae en festivo o fin de semana se suele trasladar al día laboral más cercano para que los ciudadanos puedan ir a trabajar en otro medio de transporte menos contaminantes.