Centenares de maestros de Honduras protestaron hoy en las calles de algunas de las principales ciudades del país exigiendo el pago de salarios atrasados y la anulación de dos leyes que, según ellos, les perjudican.

La protesta es para seguir exigiendo el pago de salarios, algunos que datan desde 2010, y en contra de la Ley Fundamental de Educación, aprobada este año por el Parlamento de Honduras, y la del Instituto de Previsión del Magisterio, dijo a periodistas el secretario del Primer Colegio Magisterial, Rufino Murillo.

Durante unas dos horas los maestros también se manifestaron en contra de las Redes Especiales de Desarrollo, conocidas como ciudades modelo, que el Gobierno que preside Porfirio Lobo promueve para atraer inversión extranjera.

Las ciudades modelo "atentan contra la soberanía", expresaron los educadores durante su protesta frente a la sede del Instituto de Previsión del Magisterio (INPREMA), en un bulevar al oriente de la capital hondureña.

El ministro hondureño de Educación, Marlon Escoto, dijo a periodistas que la protesta de los educadores va en contra del derecho de los más de dos millones y medio de estudiantes de escuelas y colegios públicos, de los que muchos hoy no recibieron clases.

Agregó que a los maestros que hoy no asistieron a clases se les deducirá el día de su salario, a lo que los manifestantes respondieron que protestan porque el Gobierno les violenta sus derechos.

Además, la protesta de hoy es en contra del alza de los precios de los combustibles durante doce semanas consecutivas, lo que las autoridades de Industria y Comercio atribuyen al incremento del petróleo en el mercado internacional.

En Puerto Cortés, en el Caribe hondureño, los maestros protestaron frente a la entrada principal de la Empresa Nacional Portuaria.

Algunos de los maestros que piden respeto a sus derechos son activistas del partido Libertad y Refundación (Libre), que lidera Xiomara Castro, esposa del expresidente Manuel Zelaya, quien fue derrocado el 28 de junio de 2009 por promover una consulta popular para reformar la Constitución, desoyendo impedimentos legales.

Castro le ha prometido a los docentes que si ella gana la Presidencia de Honduras en las elecciones generales de 2013, derogará las nuevas leyes de Educación y del INPREMA.