Veinticuatro personas fueron detenidas por causar destrozos en las protestas antijaponesas que los pasados días se organizaron en varias ciudades de China, informó hoy la agencia oficial de noticias Xinhua.

Dieciocho de los arrestos se produjeron en Cantón (sur de China), una de las ciudades donde éstas protestas fueron más violentas, y se acusa a los detenidos del destrozo de un automóvil de marca japonesa así como de escaparates y ventanas de tiendas de propiedad nipona, entre otros altercados.

El Buró de Seguridad Pública de Cantón ha pedido a los ciudadanos que ayuden en las investigaciones aportando cualquier información que tengan sobre los participantes en los altercados.

Las otras seis detenciones fueron en la ciudad costera oriental de Qingdao, otro escenario de violentos incidentes contra intereses japoneses, como robos en tiendas o incendios de automóviles de marcas del país vecino.

Las protestas, del 15 al 18 de septiembre, se produjeron en respuesta a la compra por parte del Gobierno japonés -a un empresario también nipón- de tres islotes del archipiélago Diaoyu/Senkaku, disputado por los dos países desde hace décadas y en cuyas aguas se cree que hay ricas reservas de hidrocarburos.

En Pekín las manifestaciones reunieron a miles de personas frente a la Embajada de Japón en China, y aunque no se han registrado detenciones, hubo varios incidentes, entre ellos el acoso al automóvil en el que viajaba el embajador de EEUU en Pekín, Gary Locke, cuya legación está próxima a la nipona.