El jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, ofreció hoy al presidente de la Comunidad Autónoma de Cataluña, Artur Mas, una colaboración "franca y leal", pero le advertió de que su propuesta de un trato fiscal especial para esta región es incompatible con la Constitución.

Rajoy y Mas mantuvieron hoy una reunión de dos horas en Madrid en medio del debate político surgido tras las reclamaciones soberanistas del dirigente catalán y después de una multitudinaria manifestación independentista celebrada el pasado 11 de septiembre en Barcelona.

El Ejecutivo español explicó su posición en un comunicado difundido tras la reunión, en el que asegura que Rajoy reconoció los problemas que afectan a Cataluña, pero se opuso a la propuesta de un concierto económico especial al considerar que no tiene cabida en la Constitución española.

También recordó que muchos ciudadanos de Cataluña y sus representantes políticos "comparten su opinión de que dentro de la Constitución hay mejores modelos de financiación para salir de la crisis, financiar los servicios públicos y garantizar la cohesión social".

Rajoy reconoció que son bastantes las comunidades autónomas que denuncian los defectos de diseño del actual sistema de financiación, por lo que dijo que se va a evaluar de cara a una posible revisión.

"Esta es la fórmula prevista constitucionalmente para abordar los indudables problemas que hoy tiene la financiación autonómica. Otras fórmulas que cuestionen el marco constitucional sólo pueden ser decididas por el conjunto del pueblo español representado en las Cortes Generales", señala el Ejecutivo en el comunicado publicado en su página en internet.

Rajoy sostuvo también que la "gravísima crisis" que vive el país se superará desde la corresponsabilidad y la cohesión, "nunca desde la división o la inestabilidad institucional".

Invitó a Mas a trabajar "en el objetivo común de superar la crisis y crear empleo", y advirtió que la inestabilidad que suscitan determinadas iniciativas políticas es un factor negativo a la hora de recuperar la confianza que exige la salida de la crisis".

Artur Mas, del Convergencia i Unió (CiU, nacionalista), dijo en una conferencia de prensa, tras la reunión, que Rajoy le dijo que "no había margen para negociar un pacto fiscal" especial para Cataluña.

Por ello, señaló que tomará las decisiones pertinentes de cara al futuro después de un debate que el Parlamento de la comunidad autónoma celebrará la próxima semana, sin desvelar en qué dirección irán.

Antes del encuentro con el jefe del Ejecutivo español se había especulado con la posibilidad de que adelantará la convocatoria de elecciones en Cataluña.

El presidente catalán aseguró que no quiere hablar de rupturas "se tome la decisión que tome en los próximos días, semanas o meses".

"Romper no está en mi vocabulario", puntualizó Mas, que, no obstante, dijo que se plantea, después de 30 años del establecimiento del estado de las autonomías en España, un "replanteamiento de todo" para una comunidad "con aspiraciones de autogobierno reales".