En su primer día al frente del Ejecutivo de Québec, la nueva primera ministra de la provincia canadiense, Pauline Marois, canceló la subida de tasas universitarias que motivó meses de protestas estudiantiles.

Marois, la primera mujer al frente del Gobierno de Québec en la historia de la provincia francófona, juró ayer el cargo tras la victoria del soberanista Partido Quebequés (PQ) en las elecciones provinciales del pasado 4 de septiembre.

El anterior Gobierno, del federalista Partido Liberal de Québec (PLQ), decidió en la primavera de este año aumentar un 75 % las tasas universitarias, lo que provocó durante meses masivas protestas universitarias en Montreal y la ciudad de Québec.

Las manifestaciones estudiantiles, que en ocasiones desembocaron en batallas campales con la policía, provocaron que el anterior Gobierno del PLQ aprobase también una restrictiva ley para contener las protestas.

La llamada Ley 78 obligaba a los manifestantes a comunicar con antelación a la policía el lugar de las protestas y prohibía que se cubriesen sus caras con máscaras.

Tras la puesta en vigor de la ley en mayo, la policía de Québec llegó a arrestar más de 2.500 personas en pocos días.

Marois también decidió hoy anular la Ley 78, que había sido criticada por organizaciones estudiantiles y de defensa de los derechos humanos.