El Ejército de Nigeria anunció hoy que ha matado a dos supuestos líderes de los radicales islámicos de Boko Haram en su bastión, la ciudad de Maiduguri, en el norte del país.

El portavoz de la Fuerza de Acción Conjunta (JTF, en sus siglas en inglés), Sagir Musa, aseguró hoy, a través de un comunicado, que los supuestos terroristas abatidos eran los comandantes de la banda en varios estados del norte de Nigeria.

"Dos presuntos líderes terroristas de Boko Haram fueron abatidos ayer en la carretera entre Maiduguri y Kano -explicó Musa- mientras trataban de escapar" de un operativo militar puesto en marcha para dar con ellos.

"Los sospechosos iban de camino a (la ciudad septentrional de) Damaturu para una operación que planeaba atacar objetivos civiles y militares", agregó el portavoz de la JTF, quien añadió que, en otra operación habían arrestado a ocho sospechosos.

El pasado lunes, la JTF anunció que había acabado con un alto cargo de Boko Haram y había arrestado a otros dos líderes durante una operación en la ciudad de Kano, en el norte.

Boko Haram, cuyo nombre significa en lenguas locales "la educación no islámica es pecado", lucha presuntamente por imponer la ley islámica en el país africano, de mayoría musulmana en el norte y preponderancia cristiana en el sur.

Desde 2009, cuando la Policía nigeriana acabó con el líder de Boko Haram, Mohammed Yusuf, los radicales han llevado a cabo una sangrienta campaña que ha acabado con unas 1.400 vidas, según los datos de la organización de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch.

Con unos 170 millones de habitantes integrados en más de 200 grupos tribales, Nigeria, el país más poblado de África, sufre múltiples tensiones por sus profundas diferencias políticas, religiosas y territoriales.