Millones de indios han sido llamados por partidos de la oposición y sindicatos a secundar hoy una huelga general en toda la India para protestar contra las reformas económicas anunciadas por el Ejecutivo.

La huelga cuenta con el apoyo de más de 50 millones de comerciantes y ha sido convocada en protesta por la decisión del Gobierno de abrir el sector minorista a empresas extranjeras y el alza en los precios del combustible.

Las protestas comenzaron temprano en los estados norteños de Uttar Pradesh y Bihar, según la agencia IANS, donde fue cortado el paso a varios trenes, mientras que en otras zonas del país como Bangalore (sur) las tiendas y colegios permanecieron cerrados.

En Calcuta las imágenes de televisión mostraron a la líder del partido bengalí Trinamul, Mamata Banerjee -que esta semana anunció que retirará su apoyo parlamentario al Gobierno por las medidas tomadas- liderando las principales manifestaciones.

Sin embargo, en otras ciudades como Nueva Delhi la situación durante la mañana era de casi total normalidad, con el metro y los autobuses públicos funcionando y escasas marchas en contra de las reformas.

Una situación similar es la registrada en la capital financiera del país, Bombay (oeste), inmersa durante estos días en su festividad más importante, dedicada al dios hindú Ganesh, que se desarrolló con normalidad.