BARCELONA (AP) — Tras similares remontadas en la Liga de Campeones, Real Madrid y Barcelona retoman este fin de semana su pulso por la liga española con la disputa de la quinta fecha del campeonato.

El Barsa, líder de la competición, recibe el sábado al modesto Granada tras vencer el miércoles por 3-2 al Spartak de Moscu con dos goles del argentino Lionel Messi. La victoria azulgrana tras ir perdiendo por 2-1 emuló la del día anterior del Madrid, que igualó dos veces un marcador adverso frente al Manchester City antes de que Cristiano Ronaldo anotara el gol del triunfo, también por 3-2, en el último minuto.

La esperanza para el conjunto "merengue", vigente campeón de liga pero a ocho puntos de distancia del Barsa en la clasificación actual, es que la gesta europea sirva para vencer el domingo al vecino Rayo Vallecano, remontar posiciones y aparcar polémicas como la "tristeza" aludida por Cristiano días atrás o la "falta de compromiso" que denunció el técnico José Mourinho tras perder en Sevilla.

El conductor portugués no dudó en revertir su discurso una vez consumada la victoria ante el Man City y felicitó a sus futbolistas, aunque para el clásico madrileño queda la incógnita sobre la titularidad del central Sergio Ramos, el gran sacrificado de la última derrota. El Rayo le saca tres puntos de ventaja al Madrid pero no vence al poderoso vecino desde 1997. "Este no es el Madrid que veremos en unas semanas, pero gana porque tiene jugadores que marcan diferencias y debemos ir con máxima motivación", expresó el rayista Francisco "Piti" Medina.

El Barsa también presenta dudas en defensa tras la lesión del central Gerard Piqué, que luchará para estar presente contra del Madrid el 7 de octubre. El técnico Tito Vilanova debe decidir si su puesto lo cubre el camerunés Alex Song, desubicado ante el Spartak, otro mediocampista polivalente como Sergio Busquets o el canterano Marc Bartra, zaguero natural.

Pero la nave azulgrana navega más tranquila que la blanca después que el equipo ha sumado los 12 puntos posibles, un pleno con solo tres precedentes en los últimos 20 años para el club catalán, todos ellos finalizados con título.

Vilanova aún está lejos del mejor inicio del técnico Patrick O'Connell, con nueve victorias al hilo en 1935, pero todo es posible con Messi. El argentino, pese a no alcanzar aun su momento físico óptimo, llega como siempre en racha goleadora: dos dianas en la Champions y seis en liga, una más que todo el Madrid.

Pese a ello, el centrocampista Cesc Fábregas alertó de la peligrosidad del eterno rival. "El Madrid siempre es el Madrid. Han tenido un inicio complicado pero no puedes estar siempre al cien por cien. Tenemos una ventaja razonable. El clásico no sentenciaría la liga".

Los blancos gozarán mayor descanso al cerrar la jornada dominical, mientras al Barsa solo le preceden los cotejos Zaragoza-Osasuna, Celta-Getafe y Betis-Espanyol.

El domingo abre con el Mallorca-Valencia y el Levante-Real Sociedad mientras el Atlético de Madrid que entrena el argentino Diego Simeone medirá sus fuerzas con el recién ascendido Valladolid. El cuadro rojiblanco, invicto con siete unidades y un partido menos que Barsa y Madrid, supera al equipo "mernegue" en la tabla clasificatoria y cuenta con otro goleador en gran forma: el colombiano Radamel Falcao, quien suma nueve tantos en sus últimos cinco partidos oficiales, incluyendo los disputados con su selección.

El choque entre Athletic de Bilbao y Málaga enfrentará a dos entrenadores latinoamericanos que alcanzaron el inicio del campeonato con incertidumbre por la confección de sus plantillas. Pero tras la traumática fuga de Javi Martínez, el Athletic del argentino Marcelo Bielsa recuperó cierta normalidad enlazando una victoria casera con un empate en cancha del Espanyol, donde reapareció el goleador Fernando Llorente. Y el Málaga del chileno Manuel Pellegrini, con caras nuevas como el argentino Javier Saviola, está segundo y viene de golear en su debut de Liga de Campeones al Zénit de San Petersburgo.

La fecha cierra el lunes con el cruce entre Deportivo La Coruña y el Sevilla, cuarto en la tabla con dos victorias y dos empates.