El presidente regional catalán, el nacionalista Artur Mas, dijo el jueves que el gobierno español rechazó la soberanía fiscal de Cataluña y anunció "decisiones trascendentes" en los próximos días sin aclarar si convocará elecciones anticipadas o un referendo de secesión.

La crisis económica y la masiva manifestación independentista en Barcelona del 11 de septiembre han enrarecido el ambiente entre el gobierno central de Madrid, demasiado pendiente de atajar la crisis, y las autoridades catalanas, que reclaman más autogobierno y, llegado el caso, un Estado propio.

Mas y el presidente español Mariano Rajoy se reunieron durante dos horas en Madrid para abordar el reclamo catalán, que básicamente exige una Hacienda propia para recaudar y gestionar sus propios impuestos.

La respuesta de Rajoy fue un no rotundo tal y como se esperaba, al considerar que no es compatible con la constitución. De las 17 regiones de España, sólo el País Vasco y Navarra administran sus impuestos, mientras que las 15 restantes, como Cataluña, aportan su recaudación tributaria a un fondo común que posteriormente se reparte solidariamente entre ellas para financiarse.

En una multitudinaria rueda de prensa, el mandatario catalán consideró que la soberanía fiscal es un punto de no retorno y advirtió que la región iniciará un debate para decidir su proyecto de futuro.

Aunque en todo momento evitó mencionar la palabra independencia, Mas consideró que no se puede negar el sentimiento de "nación" de la sociedad catalana.

"Tomemos la decisión que tomemos, lo haremos dentro de un marco europeo. No son rupturas, son evoluciones", dijo Mas. "Se ha perdido una oportunidad histórica en el entendimiento entre Cataluña y el resto de España", agregó.