Los costes laborales en el conjunto de la zona euro desde el inicio de la crisis económica y financiera acumulan un aumento del 9 %, es decir, tres puntos porcentuales más que en el conjunto de la OCDE, informó hoy la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

Dicho aumento, con datos actualizados del segundo trimestre de 2012, se debe a que la productividad no ha crecido al ritmo que lo han hecho los costes laborales, precisó la OCDE.

En el segundo trimestre del año, la productividad cayó en la zona euro un 0,2 %, mientras que los salarios aumentaron un 0,2 %, con lo que el encarecimiento laboral por unidad producida se situó en el 0,4 %.

En el conjunto de la OCDE, sin embargo, los salarios aumentaron entre abril y junio un 0,3 %, mientras que la productividad se mantuvo estancada.

Desde el inicio de la crisis los costes laborales unitarios han continuado aumentando en países de la eurozona como Alemania, Francia, Austria o Finlandia, mientras que han caído en otros socios de la moneda única, como Irlanda, España o Portugal, agregó la OCDE.

Los países en los que más se encareció el coste laboral de la producción en el segundo trimestre de 2012 fueron Estonia (2,7 %), Reino Unido (2,4 %), Finlandia (2 %) e Italia (2 %), mientras que las mayores caídas tuvieron lugar en Corea (2,7 %), Hungría (0,9 %) y España (0,7 %), según las estimaciones de la OCDE.

En Estados Unidos, el coste laboral por unidad producida aumentó en ese mismo período un 0,4 %, mientras que en Francia lo hizo un 0,5 % y en Alemania un 0,8 %.

Respecto a la productividad, las mayores caídas trimestrales se registraron en Finlandia (1,2 %), Italia (1,4 %), Reino Unido (1,1 %) y Portugal (1 %), mientras que donde más aumentó fue en Suecia (1,4 %), República Checa (0,7 %) y Noruega (0,4 %).

En España, la productividad cayó en el segundo trimestre de 2012 un 0,1 %, tras haber aumentado un 1,2 % entre enero y marzo.