Una posible reconciliación podría iluminar la segunda jornada de la Liga Premier cuando Luis Suárez y Patrice Evra se encuentren por primera vez desde un enfrentamiento áspero de tintes raciales. El incidente, en la temporada anterior, provocó tensiones entre dos gigantes del fútbol inglés, Liverpool y Manchester United.

El encuentro del domingo entre los dos clubes más exitosos del fútbol inglés será por cierto una ocasión emotiva, puesto que será el primero del Liverpool en el estadio de Anfield desde que se dio a conocer la semana pasada el informe Hillsborough que reveló pruebas condenatorias sobre el peor desastre deportivo en Gran Bretaña.

Pero por el momento, todas las miradas estarán centradas en si los dos futbolistas se dan la mano en el protocolo tradicional antes del partido, teniendo en cuenta la desagradable escena racista que se produjo el año pasado.

La última vez que se encontraron cara a cara — en Old Trafford en febrero — el uruguayo Suárez no aceptó la mano que le extendió el francés Evra, el jugador al que había insultado racialmente durante un partido de la Liga Premier cuatro meses antes.

El ambiente se caldeó y Evra enfrentó al delantero uruguayo antes de que los dos volvieran a trenzarse frente a los vestuarios en el intervalo, obligando a la intervención policial.

El técnico del United, Alex Ferguson, calificó al uruguayo como "una desgracia" y dijo que no debía jugar más para Liverpool. Y el entonces técnico del Liverpool, Kenny Dalglish, fue ridiculizado por supuestamente no condenar las acciones de su jugador.

Más allá de la situación entre Suárez y Evra, que se produce una semana después que Anton Ferdinand no estrechó la mano de John Terry en un partido entre Queens Park Rangers y Chelsea prolongando otra aspereza racial, es la posible reacción de los hinchas a los homenajes de Hillsborough la noticia dominante esta semana.

"Estoy al tanto de las sensibilidades. Todos lo estamos", afirmó el capitán del United, Nemanja Vidic. "Todo el mundo estará atento a este partido. Es probablemente el mayor clásico y tenemos que demostrar que somos capaces de mantener un buen ambiente y de sentar un buen ejemplo a los niños. Los dos tenemos sólidos antecedentes y somos respetados. Debemos seguir así".

Ferguson dijo que United "apoya totalmente" a Liverpool desde las nuevas conclusiones del informe Hillsborough, que exoneró a los hinchas del Liverpool de toda culpa por la muerte de 96 espectadores en una estampida en su estadio en 1989.

"El domingo será un día muy emotivo y los apoyaremos en todo lo posible", afirmó Ferguson. "Comprendemos lo que esas familias deben haber sentido cuando leyeron el informe".

Los capitanes rivales, Steven Gerrard y Vidic, soltarán 96 globos poco antes del comienzo del partido en recuerdo de los muertos.

Después de su peor comienzo liguero en 50 años, Liverpool languidece en el fondo con solo dos puntos en cuatro partidos. United, por su parte, ganó sus tres encuentros para quedar a un punto de Chelsea.

Manchester City y Arsenal se enfrentan el domingo en el estaido Etihad y Chelsea recibirá a Stoke el sábado.

Por su parte Southampton espera conseguir sus primeros puntos de la temporada cuando reciba a Aston Villa y también el sábado jugarán: Swansea vs. Everton, West Bromwich Albion vs. Reading, West Ham vs. Sunderland y Wigan vs. Fulham.

El domingo también jugarán: Newcastle vs. Norwich y Tottenham vs. QPR.