El número de extranjeros afiliados a la Seguridad Social en España se situó en agosto a 1.748.415, 81.631 ocupados menos que en el mismo mes de 2011, y 16.517 menos que en julio de este año (-0,94 %), según el ministerio español de Empleo y Seguridad Social.

Con este dato se rompe la tendencia de los cinco últimos meses de crecimiento consecutivo.

Los cotizantes extranjeros representan el 10,3 % del total de los 16.895.977 afiliados que tenía la Seguridad Social en agosto, según confirmó hoy el Gobierno.

El número de afiliaciones del colectivo extranjero registró un descenso del 4,46 % (81.631), superior a la caída del 3,43 % del conjunto del sistema.

El balance general de agosto refleja que del total de extranjeros afiliados (1.748.415), 1.089.621 procedían de países de fuera de la Unión Europea y el resto, 658.794 personas, de países comunitarios.

Estos indicadores confirman que la pérdida de empleo está afectando con mayor intensidad a los trabajadores extranjeros que a los nacionales.

El desempleo es uno de los principales efectos de la crisis en España, que afecta a casi el 25% de la población de la población activa y entre los extranjeros llega al 35,76 %, según los últimos datos oficiales.