La Comisión Europea reiteró hoy que no está previsto, de momento, utilizar para otros fines el monto sobrante de la ayuda europea de hasta 100.000 millones de euros que recibirá España para reestructurar y recapitalizar la banca, aunque existe la posibilidad, y de hacerlo no habría más condiciones.

"El dinero puesto a disposición para la reestructuración, recapitalización y reforma del sector financiero de España se ha proporcionado bastante explícitamente para esos objetivos", señaló el portavoz comunitario de Asuntos Económicos y Monetarios, Simon O'Connor, en la rueda de prensa diaria de la Comisión Europea.

"Veremos cuánto de este importe será realmente requerido, realmente usado; tendremos una fotografía más clara en las próximas semanas", cuando el Gobierno español publique el próximo día 28 el resultado de las pruebas de resistencia efectuadas por la consultora Oliver Wyman, que determinarán las necesidades de capital de cada una de las 14 entidades principales de la banca española, dijo.

El ministro español de Economía, Luis De Guindos, señaló el fin de semana en Chipre que la cantidad final se mantendrá "claramente por debajo" de los 100.000 millones de euros y que las necesidades se aproximarán a los 62.000 millones inicialmente estimados.

La cifra de inyección de capital definitiva puede ser inferior porque la banca puede optar por reunir capital acudiendo al sector privado, vendiendo activos, filiales y recurrir al banco malo.

Fuentes comunitarias han apuntado que efectivamente si se empleara el monto restante de la ayuda para la banca para la compra de deuda, eso no implicaría nuevas condiciones para España.

O'Connor recalcó que se trata de escenarios "hipotéticos y especulativos", al ser preguntado si está previsto que el Gobierno español emplee el dinero que no necesite para reestructurar y recapitalizar la banca para la compra de deuda soberana y si ha planteado esta cuestión en Bruselas o ante el Eurogrupo.

"Evidentemente no está previsto. El dinero fue concedido y nuestra decisión fue emplear un máximo de 100.000 millones de euros para estos objetivos muy específicos y en eso estamos trabajando con las autoridades españolas. Este programa (de recapitalización bancaria) está en marcha y marcha muy bien. (...) estamos plenamente centrados en la implementación del mismo", explicó O'Connor.

Ésa es la cuestión que está "formalmente" encima de la mesa, señalaron por su parte fuentes comunitarias.

El portavoz indicó además que "no hay ninguna implicación automática con respecto a qué se podría hacer con el dinero restante de este importe" y que cualquier decisión sobre un posible nuevo programa financiero tendría que ser tomada por el Eurogrupo.

La posibilidad de utilizar el dinero sobrante de la ayuda europea está claramente establecida en el acuerdo de asistencia financiera firmado por España con el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), aunque estaría sujeta a la petición previa por parte del Gobierno español y la aprobación del Grupo de Trabajo del Eurogrupo.

Eso implicaría también negociar con la Comisión Europea y el Banco Central Europeo, así como el Fondo Monetario Internacional, cualquier modificación necesaria o "suplemento" al Memorando de Entendimiento actual, consta en el documento.

Ese mismo texto podría ser utilizado para el nuevo programa y "sin implicaciones en posibles condiciones", afirmaron fuentes comunitarias.