España recaudó 4.800 millones de euros (6.200 millones de dólares) en una deuda en una subasta de bonos de la deuda el jueves, en la que se registró una fuerte demanda y una baja en las tasas de interés — indicios de una creciente confianza de los consumidores.

El Tesoro vendió 859 millones en los bonos a 10 años a una tasa promedio de 5,67%, comparado con 6,65% en la subasta previa el 2 de agosto. La demanda fue 2,8 veces mayor que la cantidad ofrecida.

El Tesoro vendió 3.940 millones de dólares en bonos a tres años a una tasa promedio de 3,84%, de 3,6% previamente.

El total vendido fue 300 millones de euros más que lo planeado.

Los costos de préstamos para España han caído de niveles insosteniblemente altos desde que el banco Central Europeo dio a conocer en agosto planes para comprar los bonos de países con problemas financieros en la zona del euro. Madrid ha dicho que pudiera solicitar la ayuda si los términos son razonables.

La exitosa subasta siguió a otra para deuda a corto plazo el martes en la que el Tesoro recaudó 4.500 millones de euros a tasas considerablemente más bajas.

La venta del jueves se produjo al tiempo que el presidente del gobierno regional de Cataluña, Artur Mas, se reunía con el jefe del gobierno español Mariano Rajoy en conversaciones para discutir la demanda de Mas de mayores poderes fiscales para que su región pueda manejar mejor su deuda y sus déficits.

Las conversaciones son las primeras desde que Mas encabezó una masiva concentración en Barcelona la semana pasada considerada una muestra de fuerza por el sector pro independencia de la región y una advertencia a Madrid.

Rajoy se opone tanto a conceder poderes fiscales adicionales como a la idea de que cualquiera de las 17 regiones españolas se separe del país.

Cataluña es la región más poderosa económicamente en España, pero es además la más endeudada y más necesitada de fondos de emergencia del gobierno central.