El representante especial de la UE para el sur del Mediterráneo, Bernardino León, recordó hoy que la libertad de expresión debe ejercerse "con sentido de la responsabilidad", en referencia a la publicación de las caricaturas de Mahoma en la revista satírica francesa "Charlie Hebdo".

En declaraciones a los medios en Bruselas, León rechazó la conveniencia de que instituciones o autoridades deban establecer "cortapisas o límites" al ejercicio de este derecho, aunque insistió en la necesidad de hacer un uso responsable.

"Al final lo que está ocurriendo es que se están perdiendo vidas humanas y se están creando situaciones muy complejas", lamentó.

"La libertad de expresión no debería ser el principio en el que uno se amparara para gritar 'fuego' en una sala de cine", ejemplificó el diplomático español.

En cualquier caso, alertó de que esto no quiere decir que se deban legitimar determinadas reacciones violentas en países de mayoría musulmana, surgidas a raíz de la aparición de un vídeo que denigra la figura de Mahoma: "Nada las justifica", ha remachado.

León avisó de la posibilidad de que surja una "dimensión europea" dentro de la oleada de ataques a las embajadas de los Estados Unidos, país en el que supuestamente fue producida la cinta, si los medios de comunicación europeos reproducen la caricatura de Mahoma o bien se generan "nuevas situaciones".

"Nos preocupa y se ha reforzado la seguridad en las embajadas europeas", dijo León, al tiempo que instó a los países árabes a ejercer su "responsabilidad democrática" e impedir que vuelvan a producirse nuevos ataques.

En cualquier caso, descartó que esto conlleve consecuencias en los procesos de democratización de los países del norte de África: "Creo que las transiciones seguirán adelante y que no tendrán un impacto profundo".

Según señaló, este fenómeno está causado por grupos radicales muy minoritarios que ya "están generando una respuesta amplia y contundente de rechazo por parte de la mayoría de personas que viven en países como Egipto, Túnez o Libia".

En este sentido, destacó el cambio de actitud observado en los gobiernos de estos Estados en comparación a las crisis de las caricaturas danesas de Mahoma, cuando en muchos de esos países el poder estaba todavía en manos de dictaduras.

"Se puede afirmar que ahora hay elementos positivos que no se dieron entonces", indicó.

"Las dictaduras reaccionaron de manera populista, poniéndose del lado de quienes estaban ejerciendo la violencia, buscando una manera de legitimación. Ahora hemos visto a los gobiernos condenar a quienes han ejercido la violencia y decir que esa no es la vía para expresar opiniones o pareceres", sentenció.