El exprimer ministro tunecino Beyi Caid Essebsi acusó hoy al Gobierno dirigido por el partido islamista moderado Al Nahda de aplicar una política blanda con los rigoristas islámicos, protagonistas del reciente asalto a la Embajada de EEUU en Túnez en el que murieron cuatro personas y 49 resultaron heridas.

"El país ha asistido en silencio al aumento de las agresiones de salafíes contra artistas, periodistas, universitarios y opositores por la política laxa (del Ejecutivo) que se inició desde que el Gobierno se instaló en el poder", dijo Essebsi, líder del opositor "Movimiento Nidá (Llamada) Túnez", creado hace tres meses.

El pasado viernes, varios cientos de radicales islámicos intentaron asaltar la embajada norteamericana en Túnez en protesta por la película "La inocencia de los musulmanes" en la que se ridiculiza a Mahoma.

Para Essebsi, "la responsabilidad (del ataque contra la legación) no recae sólo sobre el ministro de Interior, sino sobre todo el Gobierno", como consecuencia precisamente de la política laxa a la que hizo referencia.

En una rueda de prensa celebrada en Túnez capital, Essebsi instó a una reforma gubernamental para normalizar la transición democrática y la situación en el país.

Essebsi, que fundó "Nidá" con el objetivo de "crear una alternativa política a los islamistas moderados de Al Nahda y consolidar el principio de alternacia política en la transición democrática tunecina", propuso que se redujera a 20 el número de ministerios, así como que los titulares de Interior, Justicia y Exteriores fueran sustituidos por "tecnócratas neutrales".

El exprimer ministro acusó también a Al Nahda de no tener un programa claro y de no haber fijado una agenda para la elaboración de la nueva Constitución o para la celebración de elecciones.

El "Movimiento Nidá Túnez" fue formado hace dos meses y medio por personalidades independientes y de izquierdas así como por militantes de los anteriores regímenes del derrocado Zin el Abidín Ben Alí y de Habib Bourguiba.

Según declaró a Efe un miembro de su comité fundacional Buyema Remili, las demandas de adhesión al partido sobrepasa las 900.000 personas en los dos últimos meses.