El exministro brasileño de Educación Fernando Haddad, candidato a la alcaldía de Sao Paulo postulado y apoyado por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, permanece relegado en el tercer lugar en los sondeos de intención de voto para las elecciones de octubre pese al empeño de su padrino.

Haddad, el candidato con la campaña electoral más costosa en todo Brasil y el que más tiempo tiene para exponer sus propuestas en la propaganda gratuita de radio y televisión, cuenta tan sólo con el 15 por ciento del favoritismo, según un sondeo divulgado hoy por la firma encuestadora Datafolha.

El favorito para vencer las elecciones del 7 de octubre en la mayor ciudad de Brasil es el expresentador de televisión Celso Russomanno, candidato por el conservador Partido Republicano Brasileño (PRB) y a quien el que el sondeo realizado esta semana por Datafolha le atribuye el 35 por ciento de las intenciones de voto.

Russomano, que cuenta con el apoyo de las iglesias evangélicas, avanzó tres puntos porcentuales con respecto al 32 por ciento de favoritismo con que contaba en una encuesta similar realizada por Datafolha en la primera semana de septiembre.

En el segundo lugar en la disputa por la alcaldía de Sao Paulo se consolidó el exministro de Salud y exgobernador de Sao Paulo José Serra, candidato por el opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y cuya intención de voto subió desde el 20 por ciento en la primera semana de septiembre hasta el 21 por ciento esta semana.

Haddad, aspirante por el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) y un desconocido para los electores paulistanos que en pocas semanas de campaña subió desde el 7 por ciento del favoritismo hasta el 17 por ciento hace dos semanas, perdió ese impulso y ahora permanece relegado en el tercer lugar, con el 15 por ciento.

El ahijado político de Lula y correligionario de la presidenta Dilma Rousseff llegó a estar técnicamente empatado con Serra por algunas semanas pero la nueva encuesta muestra que, si las elecciones a alcalde fuesen hoy, no avanzaría para la segunda vuelta, que se disputará el 28 de octubre en caso de que ningún aspirante obtenga más de la mitad de los votos.

Según el último sondeo de Datafolha, que escuchó a 1.802 personas entre el martes y el miércoles y tiene un margen de error de dos puntos porcentuales, los electores de Sao Paulo tendrán que regresar a las urnas para una segunda vuelta para definir al nuevo alcalde entre Russomanno y Serra.

El sondeo indica que Russomanno, un católico que es candidato de un partido comandado por pastores de la Iglesia Universal del Reino de Dios y que trabajó como presentador del canal de televisión de este grupo evangélico, es favorito en la segunda vuelta, con el 57 por ciento de las intenciones de voto.

Serra, el exsenador y exministro que fue derrotado por Lula en las elecciones presidenciales de 2002 y por Rousseff en las presidenciales de 2010, tan sólo obtendría el 31 por ciento de los votos en la segunda vuelta.

La posible eliminación de Haddad en la primera vuelta constituiría una dura derrota política para Lula, que escogió a dedo a su exministro para ser candidato por la alcaldía de la ciudad con mayor electorado del país y que lo viene apoyando intensamente pese a sus limitaciones de salud ya que aún se recupera del cáncer en la laringe que le fue diagnosticado en octubre de 2011 y del que fue tratado con éxito.

Haddad, estancado en la mayoría de las encuestas desde hace tres semanas, no consigue salir del tercer lugar del favoritismo pese a contar con el respaldo de un amplio abanico de partidos, a su millonaria campaña electoral y a su presencia mayoritaria en la propaganda de radio y televisión.

El 7 de octubre cerca de 140 millones de brasileños acudirán a las urnas para elegir a los alcaldes y los concejales de los 5.566 municipios del país.