El Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua dio hoy por iniciada la campaña de cara a las elecciones municipales del próximo 4 de noviembre, en medio de críticas opositoras sobre la supuesta "falta de credibilidad" del organismo rector de los comicios.

Sin el acostumbrado banderillazo de salida, el Consejo dio por iniciado el período de campaña, que finalizará el próximo 31 de octubre, en la que participarán siete partidos y alianzas, incluida la del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que busca conservar el poder en Managua.

Unos 3,6 millones de nicaragüenses están habilitados para elegir el 4 de noviembre próximo a sus 153 alcaldes y vicealcaldes, así como a 6.534 concejales.

Tanto la oposición como el oficialismo realizaron este jueves algunos actos proselitistas en los 153 municipios del país, y para el cierre de la jornada se espera que el jefe del Estado, Daniel Ortega, encabece junto a los candidatos del FSLN un gran acto en Managua.

"Hoy es el inicio de nuestra gran victoria, de esa gran victoria del pueblo y de esa gran victoria del FSLN. Una victoria más que vamos a alcanzar", declaró a los periodistas la alcaldesa de Managua, Daysi Torres, quien buscará permanecer en el cargo.

La Alcaldía de Managua es la principal plaza política del país después de la Presidencia, y está bajo control de los sandinistas desde hace doce años.

Torres competirá por la silla de Managua con el diputado suplente Alfredo Gutiérrez, del Partido Liberal Independiente (PLI), el principal de oposición, y con el empresario Eduardo Fonseca, del opositor Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

En un modesto acto en Managua, Fonseca presentó este jueves su plan de Gobierno, que, entre otros, incluye crear un fondo de pensiones a favor de las vendedoras en los mercados y renegociar deudas por impuestos.

El PLI, el principal de la oposición, arrancará su campaña electoral el próximo domingo, en la capital nicaragüense.

En tanto, el organismo local de observación Ética y Transparencia expresó hoy en un comunicado su preocupación por la percepción "del colapso del actual sistema electoral, debido principalmente a la ilegalidad, ilegitimidad y falta de credibilidad" de sus autoridades.

Ortega anunció en agosto pasado que invitará a la Organización de Estados Americanos (OEA) para que "acompañen" las elecciones municipales.

La delegación de la Unión Europea (UE) en Managua dio a conocer en días pasados que no acostumbra enviar misiones para observar los comicios municipales en ningún país.

Tras las elecciones presidenciales del año pasado, la misión de la UE denunció un "grave retroceso" en la democracia nicaragüense.