La Casa Blanca calificó hoy como un "esfuerzo desesperado" el contraataque de la campaña del candidato presidencial republicano, Mitt Romney, tras la divulgación de un vídeo grabado furtivamente que lo ha puesto en aprietos a 48 días de los comicios generales.

Durante su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, sugirió hoy que, ante la mala publicidad de los últimos días, la campaña de Romney intenta desesperadamente cambiar el tema en la contienda, al desenterrar un vídeo de cuando Barack Obama era miembro del Senado que lo presenta como un radical.

"En circunstancias como esas se hacen esfuerzos, algunas veces desesperados, para cambiar el tema. Me refiero a la acusación que se basa en un vídeo de hace 14 años, que suena muy familiar a la que se formuló sin éxito en 2008", señaló Carney.

El portavoz se refería a un vídeo de 1998, divulgado anoche por la campaña de Romney, en el que Obama aparece como un radical partidario de la intervención del Estado y de quitar a unos para dar a otros.

En una entrevista con la cadena Fox News anoche, el propio Romney recordó que, durante un evento en la Universidad de Loyola en octubre de 1998, Obama dijo que apoyaba la "redistribución" de la riqueza.

En esa ocasión, al discutir los problemas en Chicago (Illinois), Obama dijo: "el truco está en cómo estructuramos sistemas de Gobierno que acopien recursos y por consiguiente faciliten alguna redistribución".

"En realidad creo en la redistribución, al menos a cierto nivel para asegurar que todos tengan una oportunidad", continúa Obama en ese vídeo, cuando ostentaba el cargo de senador demócrata por Illinois.

Carney explicó hoy que en esa ocasión, Obama argumentaba a favor "de un Gobierno más eficiente y eficaz, citando específicamente a las agencias del Gobierno local que no creía que funcionaban con eficacia".

"Creyó entonces y cree ahora que hay medidas que podemos tomar para promover la oportunidad y asegurar que todos los estadounidenses tengan una oportunidad justa si trabajan duro", enfatizó Carney.

Al citar ejemplos, Carney señaló que no se trata, como aparentemente creen algunos, de que un estudiante que necesita un préstamo esté buscando "una dádiva", que un anciano que recibe su pensión del Seguro Social es un "aprovechado", o que un veterano de guerra que no paga impuestos "sea una víctima".

Preguntado sobre si Obama cree en la redistribución de la riqueza, Carney insistió en que su propósito es hacer "uso sabio de los recursos del Gobierno y de los dólares de los contribuyentes".

Más adelante, Carney intentó matizar su comentario de que la campaña de Romney está "desesperada", al insistir en que lo hacía como un "agudo observador del panorama político".

"Cuando a una campaña le está yendo mal un día o una semana, algunos dirían, un mes... y esto ha sido cierto en campañas de ambos partidos, con candidatos de todo tipo, a veces eres testigo de un esfuerzo, que parece desesperado, por cambiar el tema", explicó Carney.

Desde el martes, la campaña de Romney ha incrementado sus esfuerzos por paliar el daño de la filtración el día anterior por la revista Mother Jones, del vídeo de un encuentro privado con donantes en mayo pasado, en el que Romney menosprecia al "47 %" que apoya a Obama y, según él, vive del Gobierno.