El candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, Mitt Romney, aseguró hoy que este país tiene una responsabilidad con la crisis de violencia que padece México y prometió que si llega a la Casa Blanca ofrecerá su ayuda al país vecino y combatirá el consumo interno de drogas.

"Este es un problema que compartimos. Nosotros tenemos una responsabilidad en este país para reducir el consumo de estupefacientes", dijo Romney durante una entrevista organizada por Univision en la Universidad de Miami y retransmitida en directo a través de Facebook.

Por ello, prometió que si resulta elegido como presidente en las elecciones del próximo 6 de noviembre hará del combate de las drogas una "prioridad" de su mandato, para "comunicar a los jóvenes, y a los de mayor edad también, que cuando consumen drogas están contribuyendo a la muerte de personas en todos los confines del mundo".

Romney, que se enfrentará en los comicios de noviembre al actual mandatario estadounidense, Barack Obama, dijo, además, que al presidente electo mexicano, Enrique Peña Nieto, le haría saber que quieren "ayudar", tal y como lo hicieron "en Colombia con trabajo de inteligencia y de seguimiento".

"México es una nación soberana y yo no me voy a imponer para involucrarme donde él no quiera, pero quiero que sepa que estamos listos para ayudar en este esfuerzo, porque comprendemos que esta es una preocupación compartida", defendió el candidato, quien abogó por "tener una asociación con el país vecino para ayudar a aliviar el peligro asociado a estos cárteles de droga".

En su opinión, "una economía robusta y fuerte de México sería bueno para ese pueblo y alejaría a las personas de los productos ilícitos".

También abogó por estrechar los vínculos económicos con el país vecino, porque ambas economías "pueden mejorar juntas", y puso el ejemplo de los recursos petrolíferos de México.

"Vamos a trabajar juntos, si ellos quieren, para compartir la tecnología y si quieren también la inversión para sacarle provecho a esos recursos que tienen", dijo Romney.