Al menos ocho personas, entre ellas dos niños, murieron y otras diecisiete resultaron heridas en un atentado de carácter sectario ocurrido en la ciudad de Karachi, en el sur de Pakistán, informaron hoy fuentes policiales y medios locales.

"El ataque ocurrió a primera hora de la noche (del martes) en una calle cercana al mercado de Hyderi y explotaron dos bombas, una de ellas escondida en una motocicleta", dijo a Efe el responsable policial de Karachi Wajahat Khan.

Khan rehusó precisar el objetivo del ataque, pero fuentes policiales citadas por medios locales desvelaron que el atentado iba dirigido contra miembros de la confesión Bohra, rama minoritaria del Islam, y que la mayoría de víctimas pertenecen a esa comunidad.

De acuerdo con el diario local Dawn, entre los fallecidos hay al menos dos niños, uno de ellos un bebé de tres meses.

La bomba colocada en la motocicleta fue la que causó la mayoría de víctimas y la explosión tuvo lugar cerca de un área de rezo de miembros de la comunidad Bohra justo en el momento en el que salían del edificio, según el diario Express Tribune.

Una fuente policial citada por el rotativo afirmó que los artefactos, con unos tres kilogramos de explosivo cada uno, tenían una cantidad inusualmente alta de metralla con la intención de aumentar su capacidad mortífera.

Capital financiera y ciudad más poblada del país, Karachi es también el núcleo urbano en el que se registra el más alto índice de muertes violentas en Pakistán.

Al crimen organizado con trasfondo político se suma la recurrente violencia sectaria que golpea habitualmente a las minorías religiosas del país, casi todas presentes en los barrios de Karachi.