El presidente de EE.UU., Barack Obama, recibió hoy, a puerta cerrada, las credenciales de nueve embajadores ante la Casa Blanca, entre ellos los de Colombia, Uruguay, Egipto y Grecia.

Obama recibió a los embajadores en el Despacho Oval, como parte de una ceremonia tradicional que marca el comienzo oficial del servicio de un embajador en Washington, según explicó la Casa Blanca.

En la ceremonia participaron los nuevos embajadores de Colombia, Carlos Alfredo Urrutia Valenzuela; de Uruguay, Juan Carlos Pita Alvariza; de Egipto, Mohamed Mostafa Mohamed Tawfik; de Grecia, Christos Panagopoulos, y de Seychelles, Marie-Louise Cecile Potter.

También participaron en la ceremonia los embajadores de Comoras, Kaambi Roubani; de Luxemburgo, Jean-Louis Wolzfeld; de Saint Lucia, Sonia Merlyn Johnny, y de Eslovaquia, Peter Kmec.

El nuevo embajador colombiano, abogado de profesión, fue recibido hoy por el senador Richard Lugar, el republicano de mayor rango en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, quien le expresó su interés "en los esfuerzos del presidente Juan Manuel Santos de iniciar pláticas con la guerrilla de las FARC con el objetivo de poner fin al conflicto" armado en ese país, dijo su oficina.

A su vez, Urrutia agradeció a Lugar "sus décadas de apoyo activo" a Colombia, incluyendo el "Plan Colombia" contra el narcotráfico y el crimen organizado y el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre EE.UU. y Colombia, dijo la oficina del senador republicano de Indiana.

La Embajada de Colombia en Washington recordó en un comunicado que Urrutia fue nombrado por Santos el pasado 5 de septiembre.

"La relación entre Colombia y EE.UU. nunca ha sido más fuerte. Como embajador, trabajaré para avanzar las relaciones entre nuestros dos países y para incrementar la cooperación y la alianza en todas las áreas, incluyendo la promoción eficaz del acuerdo económico más significativo en nuestra historia común, el Tratado de Libre Comercio entre EE.UU. y Colombia", prometió Urrutia en el comunicado.

Colombia es considerado uno de los principales aliados de EE.UU. en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado en el continente.

Ante las críticas de demócratas y grupos que se oponían a la ratificación del TLC, Estados Unidos y Colombia suscribieron un "plan de acción" en abril de 2011 para fomentar el respeto a los derechos humanos y laborales en ese país. El TLC entró en vigor en mayo pasado.