Diecisiete universidades prestigiosas en Estados Unidos y otros países comenzarán a ofrecer cursos gratuitos mediante la plataforma de educación por internet Coursera, informó el miércoles la empresa que opera ese medio en línea.

El anuncio de Coursera, con sede en Mountain View, California, pone de manifiesto la rápida expansión de los cursos masivos y abiertos en línea (MOOC, por sus siglas en inglés), que están transformando el panorama de la educación superior.

Coursera, una empresa con ánimo de lucro fundada por dos profesores de ciencias informáticas en la Universidad de Stanford, ofrecerá ahora más de 200 cursos de 33 instituciones, los cuales estarán abiertos a cualquiera que tenga acceso a internet. Los ejecutivos dijeron que el sitio web tiene 1,3 millones de estudiantes registrados en todo el mundo.

Entre los nuevos socios de Coursera figuran las universidades de Brown, Columbia, Emory, Vanderbilt y Wesleyan, así como el colegio Berklee de música y la escuela de medicina Mount Sinai.

Las instituciones extranjeras que se han sumado al proyecto son la Universidad Hebrea de Jerusalén, la Universidad de la Columbia Británica, la Universidad de Londres, la Universidad de Melbourne y la Universidad de Ciencia y Tecnología en Hong Kong, informó Coursera.

Hay cinco universidades públicas entre las nuevas participantes, la Estatal de Ohio, la de Florida, la de Pittsburgh, la de Maryland y la de California en Irvine.

"A medida que comienzan a desaparecer las fronteras y limitaciones de la educación superior en el mundo, Coursera es evidentemente un participante en desarrollo en la escena global, y estamos ansiosos por asociarnos con ellos", dijo el rector de la Universidad de Florida, Bernie Machen, en un comunicado.

EdX, una plataforma rival en línea, fundada por la Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), anunció este mes que comenzará a dar a los estudiantes la opción de presentar exámenes finales bajo supervisión. Ello les permitiría la obtención de certificados validados en forma independiente, los cuales serían aceptados por empresas o instituciones educativas.

En un reporte emitido la semana pasada, Moody's Investors Service informó que el crecimiento de los cursos en línea podría ayudar a que las universidades generen nuevos ingresos, ganen mayor reconocimiento y se vuelvan más eficientes.

Sin embargo, los autores del reporte advirtieron que estos cursos, que pueden llegar a un número ilimitado de estudiantes en todo el mundo, podrían afectar a las organizaciones que ofrecen educación a cambio de dinero, así como a instituciones sin fines de lucro pero menos selectivas, que podrían ver reducida la demanda de los estudiantes.