La difusión de videos sobre maltratos a presos en Georgia causó protestas callejeras y un intercambio de fuertes acusaciones entre el gobierno y la oposición a sólo días de los próximos comicios parlamentarios.

Cientos de manifestantes obstruyeron durante la noche del martes el tráfico en el centro de la capital, Tiflis, después de que dos televisoras transmitieran los videos de guardias que maltratan a prisioneros, varios de los cuales incluso son violados con porras y palos de escoba.

El presidente Mijaíl Saakashvili, cuyo partido afronta un difícil desafío de la oposición en las elecciones del 1 de octubre, se comprometió de inmediato a castigar a los responsables y a reorganizar completamente al personal carcelario.

Un ministro del gabinete a cargo del sistema penitenciario presentó su dimisión en tanto que fiscales anunciaron el arresto de 12 funcionarios de prisiones en el caso.

"Todos los autores intelectuales, todos los perpetradores y todos los que lo hicieron y permitieron lo sucedido merecen, repito, el castigo más estricto", manifestó Saakashvili en una declaración difundida en video.

El presidente después discutió el incidente altos funcionarios del gobierno y afirmó que cientos de guardias carcelarios en todas las prisiones de Georgia serían temporalmente suspendidos a la espera de una investigación oficial y reemplazados de inmediato por agentes policiales. El gobernante señaló que las penitenciarías de la nación han sufrido un "fracaso sistémico".

El Ministerio del Interior culpó a los enemigos políticos de Saakashvili de montar los videos y afirmó que las autoridades carcelarias recibieron sobornos a fin de orquestar los maltratos y permitir que los grabara un preso relacionado con el dirigente opositor Bidzina Ivanishvili.

Saakashvili hizo una insinuación similar y describió el incidente como consecuencia de una "guerra de materiales comprometedores", aunque no abundó en detalles.

Ivanishvili, el hombre más rico de Georgia y jefe del principal partido opositor, el Sueño Georgiano, rechazó las afirmaciones del Ministerio del Interior.

Saakashvili, quien gobierna Georgia desde 2004, ha mantenido la popularidad gracias a sus reformas económicas, combate a la corrupción y medidas para una integración con Occidente.