La Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó hoy un proyecto de ley bipartidista que apoya el uso de una "estrategia exhaustiva" para contrarrestar la creciente presencia de Irán en América Latina.

La iniciativa pide que el Departamento de Estado entregue al Congreso una estrategia para responder a la "creciente presencia y actividad" de Irán en el Hemisferio Occidental y que EE.UU., que ha expresado preocupaciones sobre el programa nuclear iraní, emplee "todos los elementos de su poder nacional" para responder a la "actividad hostil" de ese país en el continente.

"Tenemos que asegurarnos de que Estados Unidos está activamente vigilando esta amenaza y toma los pasos apropiados para contrarrestar la agenda del régimen iraní en nuestro hemisferio", dijo la presidenta del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, la republicana Ileana Ros-Lehtinen.

La congresista señaló que, tan solo este año, el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, realizó giras a América Latina que lo llevaron a Cuba, Nicaragua, Ecuador, Venezuela y Bolivia y, para "promover su propaganda extremista" en la región, el régimen iraní lanzó una cadena de televisión en español.

El proyecto de ley solicita además que la Administración del presidente de EE.UU., Barack Obama, elabore un plan para resguardar las fronteras de Estados Unidos con México y Canadá, para evitar que elementos iraníes entren en el país.

Además, pide un plan de acción para privar a Irán y sus aliados de sus fuentes de apoyo financiero y responder a los esfuerzos de personas y entidades extranjeras así como gobiernos de la región que puedan estar ayudando a Irán a evadir sanciones.

La iniciativa, presentada en enero pasado por el legislador republicano de Carolina del Sur, Jeff Duncan, además pide un plan para proteger los intereses y bienes de EE.UU. en el Hemisferio Occidental, incluyendo sus embajadas, consulados, negocios y organizaciones culturales.

El documento aprobado hoy señala que Irán "está persiguiendo la cooperación con países latinoamericanos mediante la firma de acuerdos económicos y de seguridad para crear una red de relaciones diplomáticas y económicas con el fin de amortizar el golpe de las sanciones internacionales y oponerse a los esfuerzos de Occidente por restringir sus ambiciones".

También hace referencia a informes de que agentes de inteligencia iraníes han estado implicados en actividades vinculadas a Hizbulá desde comienzos de la década de 1990, que "sugieren un apoyo directo del gobierno iraní a las actividades de Hizbulá en el área fronteriza de Argentina, Brasil y Paraguay".

Agrega que en la última década Irán ha "incrementado drásticamente" sus misiones diplomáticas en Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Ecuador, Argentina, y Brasil.

Según el documento, Irán ha construido 17 centros culturales en América Latina y en la actualidad mantiene once embajadas, en comparación con seis en 2005.