Japón tuvo un déficit comercial de 9.600 millones de dólares en agosto, una cifra menor a la prevista, informó el ministerio de Finanzas, aunque la débil demanda en el extranjero está minando las esperanzas de una recuperación impulsada por las exportaciones.

El déficit de 754,100 millones de yenes (9.600 millones de dólares) de agosto fue menor que el déficit de 9,900 millones reportado hace un año.

Las exportaciones en agosto totalizaron 5,05 billones de yenes (64.330 millones de dólares), una reducción de 5,8% respecto de 2011, mientras que las importaciones cayeron 5,4% a 5,8 billones de yenes (73.900 millones de dólares).

El fuerte yen japonés ha afectado las importaciones, en tanto que la demanda se ha evaporado en la atribulada Europa. Por su parte, las importaciones energéticas del país han aumentado después del cierre de la mayoría de sus plantas nucleares.

Japón ha conseguido algunos superávits comerciales pequeños algunos meses de este año, pero reportó un déficit comercial anual récord en el año fiscal que concluyó en marzo.