Un salón confortablemente amueblado y suspendido a veinte metros de altura dará la bienvenida a partir de mañana a los visitantes que quieran disfrutar de unas impresionantes vistas de Central Park junto a la estatua de Cristóbal Colón en la plaza neoyorquina de Columbus Circle.

La instalación artística "Descubriendo a Colón" es una propuesta del japonés Tatzu Nishi, quien dijo hoy durante la presentación haber hecho "un sueño realidad" al haber convertido a la escultura de mármol dedicada al descubridor de América en la peculiar anfitriona de un salón con privilegiadas vistas al parque.

"Uno de los retos que afrontan los artistas es revelar algo muy familiar, que ya conocemos, desde una perspectiva totalmente nueva, y ese es el mérito de Tatzu Nishi", afirmó por su parte Nicholas Baume, director de Public Fund Art, la organización que patrocina la obra.

La estatua de Colón, construida en 1892 para conmemorar el cuarto centenario del primer viaje a América del navegante, brindará su hospitalidad a los visitantes a partir de mañana en el centro de un salón levantado por un andamio de metal a unas seis plantas del suelo.

La estancia se halla equipada con todas las comodidades "de la cultura contemporánea", según Baume, tales como lámparas, un sofá morado, varios sillones, una mesita de café e incluso un televisor.

Además, sus paredes están recubiertas por un papel rosado diseñado expresamente por Nishi (1960) y estampado con motivos de la cultura pop que el artista, que ha realizado instalaciones similares en Liverpool, Basilea y Singapur, asocia con Estados Unidos.

Baume remarcó que la visita permitirá que los espectadores no sólo "vean" la obra de arte, sino que la "experimenten", reformando sus percepciones y proporcionándoles una nueva panorámica del corazón de la Gran Manzana.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, aseguró hoy, durante la presentación de la obra, que ya la ha visitado en dos ocasiones y que le parece "realmente interesante y diferente".

"Da la oportunidad de estar cerca de alguien que tuvo un gran impacto en el mundo, ver cara a cara un monumento icónico de la ciudad y divisar el parque y las calles del corazón de Nueva York con ojos totalmente nuevos", describió Bloomberg, que destacó la positiva repercusión que la instalación temporal tendrá sobre el turismo.

El público podrá acceder gratuitamente al salón hasta el 18 de noviembre, aunque con cita previa para evitar aglomeraciones.

La Public Art Fund aprovechará para restaurar el monumento cuando se desmonte la instalación.