El Gobierno boliviano pidió hoy una tregua a los dos grupos de mineros enfrentados por el control de un yacimiento, en una disputa que el martes causó un muerto y nueve heridos por el ataque con cargas de dinamita a una sede sindical.

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, planteó la tregua de 48 horas en el conflicto para facilitar el diálogo entre los cooperativistas privados y los mineros que dependen del Estado.

"Este es un conflicto que trasciende a todo el país. En este momento no es oportuno discutir quién o quiénes son los culpables. Queremos plantear una tregua (...) de 48 horas para que reflexionemos", sostuvo Quintana, según la agencia estatal ABI.

Quintana se reunió de urgencia la medianoche pasada con los dirigentes mineros de ambos sectores, la privada Federación de Cooperativas Mineras y la Federación Sindical de Trabajadores Mineros, vinculada al Estado, que hoy analizan la petición de pausa.

Los cooperativistas lanzaron el martes las cargas de dinamita contra la sede sindical en La Paz del grupo rival durante una marcha que movilizó a alrededor de 17.000 trabajadores.

La agresión provocó la muerte de un minero del grupo adversario, heridas a otros nueve y destrozos en comercios aledaños a su sede.

Los trabajadores de las cooperativas reclaman al Gobierno que cumpla con el decreto de transferencia a su sector de una rica veta de la mina Colquiri, expropiada a Glencore en junio pasado, lo cual rechazan los trabajadores de las minas estatales.

La mina se encuentra 250 kilómetros al sur de La Paz, donde se viven momentos de tensión porque los mineros estatales tomaron el martes represalias por la muerte de su compañero y destruyeron dos vehículos y dos viviendas de dirigentes de los cooperativistas.

La pelea por la mina ha paralizado desde hace varios días la producción de ese centro minero, rico en estaño y zinc.

El cuerpo del minero fallecido Héctor Choque es velado en la sede sindical, cuyo dirigente Severino Estallani anunció hoy que se ha convocado a 15.000 mineros para movilizaciones en La Paz.

Este grupo reclama al presidente Evo Morales que el Estado se haga cargo del cien por ciento de la mina Colquiri porque aseguran que conceder una parte a las cooperativas es ceder en la defensa de los recursos naturales del país que proclama el mandatario.

La Central Obrera Boliviana (COB) tiene previsto encabezar las movilizaciones anunciadas en La Paz para el jueves y viernes y convocar a una huelga de apoyo al grupo de mineros agredidos.