El Gobierno argentino defendió hoy el proyecto de ley para habilitar el voto optativo a los 16 y 17 años en la primera audiencia pública realizada en el Senado para discutir esta iniciativa promovida por el oficialismo.

El ministro de Educación argentino, Alberto Sileoni, aseguró que se trata de "una apuesta hacia los jóvenes" y remarcó que "la ampliación de derechos siempre es una conquista y nunca un retroceso".

"El proyecto no presupone que todos los jóvenes tengan vocación política, sino que es deseable que se incorporen a la política", planteó Sileoni.

El senador por el Frente de la Victoria e impulsor de la iniciativa, Aníbal Fernández, reiteró que el voto de los jóvenes de 16 y 17 años "será optativo" y "de ninguna manera obligatorio", como sí lo es, en cambio, para todos los argentinos de entre 18 y 70 años.

De aprobarse el proyecto de ley, en las elecciones de 2013 se incorporarían 1.386.878 jóvenes de 16 y 17 años, lo que representaría el equivalente al 4,6 % del padrón de 2011, que fue de 28,6 millones de electores, indicó el director nacional electoral, Alejandro Tullio.

En un primer momento, la iniciativa contemplaba también el voto de los extranjeros con un mínimo de dos años de residencia permanente en Argentina, pero el senador Fernández detalló hoy que "irá por separado" y se exigirá una residencia mínima de cinco años en el país.