El Departamento del Tesoro de EE.UU. identificó hoy un total de 117 aviones de varias líneas comerciales iraníes que, según sus datos, transportaron armas a Siria para el Gobierno de Bachar al Asad, sumido en un conflicto violento contra la oposición.

Estados Unidos acusó en un comunicado a las compañías Iran Air, Mahan Air y Yas Air de haber realizado este verano vuelos entre Teherán y Damasco supuestamente "para enviar material militar y de control de masas al régimen sirio" que estarían encubiertos como viajes para enviar material humanitario.

El Departamento del Tesoro, que difundió imágenes de algunos aviones, subrayó también que los viajes estuvieron "coordinados" con la organización libanesa Hizbulá, que apoya al Gobierno sirio.

El Ejecutivo estadounidense cree que Irán usó "medidas engañosas" para que el envío de armas pasara inadvertido, combinó vuelos de pasajeros y de carga con destino a Siria y declaró como bienes humanitarios productos que eran, en principio, ilícitos.

El Departamento del Tesoro reitera su desconfianza hacia estas tres aerolíneas iraníes, que ya eran objeto de sanciones estadounidenses por su presunta vinculación con la Guardia Revolucionaria Islámica iraní.

Los estadounidenses aseguran que, en los movimientos de armas hacia Siria, también entra en juego Irak, situado geográficamente en medio de Irán y Siria.

EE.UU. acusa a Irak de permitir que su vecino use su espacio aéreo para mover armas a Siria.

"Es algo (el apoyo de Irak a Irán) que debe parar y que estamos presionando y seguiremos presionando hasta que pare", alertó hoy el diplomático Robert Beecroft, designado por el presidente Barack Obama como próximo embajador de EE.UU. en Bagdad.

Asimismo, EE.UU. marcó sanciones hoy contra otras entidades por su supuesta participación en la proliferación de armas de destrucción masiva.

Son una entidad del Ejército sirio, el director de un centro de investigación del mismo país y una empresa armamentística de Bielorrusia.