La policía del estado brasileño de Paraíba desarticuló hoy una organización criminal a la que responsabiliza por el 60 por ciento de los homicidios ocurridos este año en Joao Pessoa, la capital regional, según fuentes oficiales.

La operación conocida como "Esqueleto", que movilizó a cerca de 620 agentes de diferentes cuerpos policiales, permitió el arresto este miércoles de 42 personas contra las que existían órdenes de captura por diferentes delitos, según la secretaría regional de Seguridad Pública.

La organización desarticulada está acusada de homicidios, narcotráfico, ataques incendiarios contra autobuses y la organización de rebeliones de presos en Joao Pessoa y otras ciudades de Paraíba, estado del nordeste de Brasil.

Pese a que la secretaría no citó cifras, el grupo puede ser responsable por lo menos de 210 homicidios si se tiene en cuenta que en Joao Pessoa se registraron 351 asesinatos entre enero y agosto de este año.

Entre los presos figura un sargento de la Policía Militarizada de Paraíba.

La Operación Esqueleto tenía por objetivo el cumplimiento de 50 órdenes de arresto emitidas por jueces penales de Joao Pessoa, pero ocho de los acusados no fueron encontrados y están prófugos.

Según la secretaría regional de Seguridad Pública, la organización era investigada desde hacía unos cinco meses.

"Al comienzo pensábamos que los crímenes no tenían conexión, pero las investigaciones nos permitieron ver que eran cometidos por el mismo grupo criminal", aseguró la comisaria de la Policía Civil Anne Karolina, una de las responsables por la investigación, en una rueda de prensa en que fue divulgado el balance de la operación.

Según la comisaria, la organización era dirigida desde dentro de algunas de las cárceles de Paraíba y estaba muy bien estructurada.