El banco central de Japón expandió el miércoles su relajamiento monetario por 10 billones de yenes (126.000 millones de dólares), para estimular la recuperación económica del país y proteger sus exportaciones del alza del yen ante otras monedas.

El Banco de Japón culminó una reunión de dos días incrementando su fondo de compra de bienes a 55 billones de yenes (695.000 millones de dólares). Esa medida sigue a la decisión de la Reserva Federal estadounidense la semana pasada de estimular el crecimiento, comprando un promedio de 40.000 millones de dólares mensuales en acciones respaldadas por hipotecas hasta que la economía muestre indicios de una mejora significativa.

El banco japonés además eliminó el límite de 0,1% para las tasas de interés en los bonos del gobierno que compra, una medida que ayudará a estabilizar el yen, dijo Masayuki Kichikawa, economista con Bank of America-Merrill Lynch.

Kichikawa dijo que el paso dado por el banco central era "una agradable sorpresa", pues no era esperado hasta finales de octubre.

Recientes reportes económicos y fuertes presiones de políticos temerosos de ver más deterioro antes de las elecciones pudieran haber tenido un papel en la decisión.