El Gobierno griego se encuentra en la recta final para cerrar el nuevo plan de medidas de ahorro por valor de al menos 11.500 millones de euros que le exige la "troika" (Comisión Europea, FMI y BCE) a cambio del nuevo tramo de ayuda financiera, de 31.500 millones de euros.

Las negociaciones, que se prolongan desde el pasado mes de julio, han entrado ya en sus últimos compases y se espera que el plan sea cerrado a principios de la próxima semana a más tardar, según han dado a entender las autoridades griegas.

En este sentido, para las 10.00 GMT de mañana, jueves, está convocada una reunión entre el primer ministro heleno, el conservador Andonis Samarás, y sus socios de Gobierno, el socialdemócrata Evángelos Venizelos y el centroizquierdista Fotis Kuvelis.

No obstante, la presentación de las medidas podría retrasarse debido al viaje del jefe de Gobierno a Italia para entrevistarse con Mario Monti y el Papa Benedicto, entre el jueves y el sábado.

Al mismo tiempo, el Gobierno continúa las negociaciones con los técnicos y los jefes de la misión de la troika, en periódicos encuentros con los diferentes ministros.

El plan "será el resultado inevitable de un compromiso dual", dijo Venizelos el martes respecto a esta negociación a dos bandas.

Especialmente los socios progresistas del Gobierno han presentado resistencia a las propuestas hechas por la troika de recortar las pensiones y los salarios públicos, por lo que diversas medidas alternativas han sido puestas sobre la mesa.

Entre ellas, está el aumento de la edad mínima de jubilación hasta los 67 años, a pesar de que al inicio de la crisis ya fue elevada hasta los 65 actuales.

Los griegos tienen una esperanza de vida un año y medio menor a los españoles.

De hecho, los medios griegos creen que cuando se presenten las medidas al Parlamento -algo previsto para finales de mes o principios de octubre-, algunos diputados de los partidos que apoyan al gobierno se abstendrán o votarán en contra, aunque resulta muy difícil que hagan peligrar su aprobación, ya que la coalición tripartita cuenta con 178 escaños de los 300 que componen la Cámara.

"Todos sabemos que esos 11.500 millones son un requisito. Se deben encontrar, lo primero, para permanecer en el juego, para permanecer dentro del desarrollo de los acontecimientos europeos ahora que Europea está cambiando hacia la buena dirección", declaró hoy a la cadena NET el ministro portavoz del gobierno, Simos Kedikoglu.

Sin embargo, las nuevas medidas, si bien aún no se han publicado oficialmente, han despertado una gran polémica y han generado multitudinarias protestas, especialmente de los sectores que más se espera sean afectados por los recortes: doctores, bomberos, policías, jueces, militares y profesores.