Cientos de agricultores y ecologistas procedentes de toda Europa participaron hoy en la primera protesta colectiva contra la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), una acción que se desarrolló en un ambiente festivo e incluyó una marcha por la capital belga y una jornada de reuniones y conferencias.

Los participantes, llegados en bicicleta, tractor y a pie, se dieron cita a las 07:00 GMT en el parque del Cincuentenario de la capital belga, desde donde se dirigieron hacia las instituciones europeas, hasta llegar al Parlamento Europeo.

La llamada "Marcha por una Buena Alimentación", en la que, según estimaciones de la Policía, participaron unas 350 personas, culminó en la plaza y la explanada que rodean la Eurocámara, donde se instalaron puestos de degustación de alimentos orgánicos y puntos de información y se celebraron talleres y encuentros con eurodiputados.

Los asistentes, procedentes sobre todo de Bélgica, Francia, Holanda y Alemania, y algunos de los cuales llevaban semanas de viaje en bicicleta o tractor hacia Bruselas, exhibieron pancartas en defensa de "un mundo rural vivo" y en contra de la reforma de la PAC, al considerar que destruirá la agricultura social y dañará el medioambiente.

El objetivo es reclamar a las instituciones europeas una política agrícola "más justa" para los productores, más respetuosa con el medioambiente, que ponga fin a la especulación en el sector alimentario y que defienda los cultivos locales.

Los manifestantes entregaron a los representantes de las instituciones europeas un libro con mil mensajes de los ciudadanos sobre el futuro que esperan para el sector alimentario y la producción agrícola en los Veintisiete.

Miguel Blanco, secretario general de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), que viajó desde Madrid, valoró de manera "positiva" la protesta, por la participación "representativa" y por haber logrado llamar la atención de los representantes de las instituciones europeas.

Blanco precisó que hoy no se esperaba una afluencia masiva de agricultores de toda Europa, sino que la acción es solo "el pistoletazo de salida".

Por su parte, Rafael Hernández, de la coordinadora europea Vía Campesina y también miembro de COAG, indicó que la marcha representa "un grito de los agricultores y ciudadanos" para decir que hace falta una PAC que vaya en otra dirección.

"Es necesario dar un giro a la orientación de la política agraria de modo que se destierre de una vez por todas la especulación en el ámbito alimentario", señaló.

Una de las eurodiputadas que se sumó a la acción convocada a las puertas de la Eurocámara fue su vicepresidenta y miembro de Los Verdes, Isabelle Durant, quién felicitó a los convocantes y les animó a "mantener la presión" en sus respectivos países y a seguir adelante con las protestas.

Por otra parte, la Eurocámara acogió por la tarde una conferencia en la que participaron algunas de las organizaciones convocantes de la marcha, así como el comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos.

El comisario aseguró "haber escuchado el mensaje" de los participantes en la acción de hoy y se mostró confiado en que la UE llegue "a un consenso" en torno a la PAC entre ciudadanos, consumidores y agricultores.

Entre los convocantes de la protesta figuraban las organizaciones ARC2020, la coordinadora europea Vía Campesina, el movimiento internacional "Slow Food", European Milk Board, que agrupa a productores del sector lácteo, y los ecologistas Friends of the Earth Europe.

La PAC, actualmente en negociación, debería entrar en vigor en enero de 2014, aunque el proceso se encuentra algo retrasado, a la espera de la aprobación del próximo marco presupuestario.