El sismo de magnitud 7,6 en la escala abierta de Richter que sacudió Costa Rica el pasado 5 de septiembre dejó pérdidas por unos 45 millones de dólares, anunció hoy la presidenta del país, Laura Chinchilla.

La mandataria afirmó en una conferencia de prensa que las pérdidas se registraron principalmente en las provincias de Guanacaste y Puntarenas (costa del Pacífico), en viviendas, centros educativos y de salud, carreteras, infraestructura eléctrica y acueductos.

Chinchilla explicó que el 50 % de las pérdidas se registraron en infraestructura del sector salud, pero aclaró que todos los centros de salud están cubiertos por pólizas para su reconstrucción, lo que genera "un gran alivio" al Gobierno.

Sobre la forma de afrontar el resto de los daños, la presidenta dijo que se deberá utilizar el presupuesto y que se revisarán los mecanismos de cooperación financiera vigentes con países amigos para determinar si es posible conseguir algún monto de allí.

Anunció que a más tardar la próxima semana firmará un decreto de emergencia nacional con el fin de agilizar el traslado de fondos del Estado para la reconstrucción en las zonas afectadas y que se recibirá alguna ayuda de China, aunque no precisó cifras.

La mandataria agradeció a los ciudadanos que han colaborado con una campaña llamada "Fuerza Costa Rica" mediante la cual se han recaudado fondos para los damnificados por el sismo.

El terremoto de magnitud 7,6 del pasado 5 de septiembre tuvo su epicentro en la costa del Pacífico norte de Costa Rica y causó daños moderados en unas 200 viviendas, edificios públicos, escuelas y centros de salud, pero no dejó personas heridas.

La única víctima mortal que podría ser asociada al temblor es una mujer de 55 años que falleció de un paro cardíaco.

Tras el sismo las autoridades han registrado cerca de 2.000 réplicas, la más fuerte fue una de magnitud 5,4 Richter ocurrida el pasado 8 de septiembre, pero ninguna ha provocado daños.