El presidente Juan Manuel Santos juramentó el martes a uno de sus más cercanos colaboradores como su primer Alto Comisionado para la Paz.

Sergio Jaramillo ya había sido designado como uno de los seis negociadores oficiales en los inminentes diálogos con las guerrillas de las FARC.

El cargo de alto comisionado estaba vacante desde que asumió Santos en agosto del 2010.

El pasado 5 de septiembre, un día después de confirmar los acercamientos que había llevado con las FARC para iniciar negociaciones, el presidente reveló que su ex viceministro de defensa Jaramillo sería una de los seis negociadores oficiales en la mesa y además se convertiría en el Alto Comisionado.

Jaramillo, un funcionario discreto y parco en sus declaraciones, durante un año y medio mantuvo contactos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y negoció de forma reservada en La Habana un acuerdo firmado en agosto último para el inicio de las negociaciones de paz, que comenzarán en octubre en Oslo, Noruega.

El nuevo alto comisionado, que fue viceministro de Defensa cuando Santos ocupó la titularidad de esa cartera del 2006 al 2009, fue asesor del Ministerio de Relaciones Exteriores del 2000 al 2001 y asesor político en la embajada de Colombia en Francia al año siguiente y más tarde, del 2002 al 2003 también consejero del despacho de Defensa.

"Buena suerte, buen viento y buena mar", le deseó el presidente Santos a Jaramillo en el acto de juramentación. Jaramillo no habló en el acto.

La negociación en Oslo y que luego seguirá en La Habana "es un primer paso. Lo difícil está por venir. Todos somos conscientes de eso y por eso no queremos generar demasiadas expectativas, pero al mismo tiempo, eso sí decir que tenemos toda la determinación para ir venciendo los obstáculos, venciendo los problemas y ojalá llegar a ese acuerdo final", agregó el presidente.

"Es un proceso que si hay voluntad por parte de las FARC, porque por parte nuestra existe toda, podemos finiquitarlo y ese es el objetivo en un termino relativamente corto... Por eso hemos hablado de meses y no de años", añadió el mandatario. "Se va a requerir mucho trabajo, pero usted (Jaramillo) ha demostrado que tiene ese capacidad de trabajar arduamente... y espero que usted tenga buena suerte porque eso es lo que nos puede llevar a un término feliz".