Un reo que pesa al menos 217 kilos (480 libras) y está condenado a muerte en el estado de Ohio quiere que su ejecución se retrase porque su peso podría ocasionar una "muerte tortuosa y prolongada".

Ronald Post, quien mató a tiros a una empleada de hotel en el norte de Ohio hace casi 30 años, dijo que su peso, su acceso vascular, su tejido cicatrizado y otros problemas médicos incrementan la probabilidad de que sus verdugos encuentren problemas para cumplir su cometido.

También es tan grande que la camilla de ejecución podría no sostenerlo, dijeron los abogados del preso en los documentos interpuestos en la corte el viernes.

Lea historia completa en terra.com