Las autoridades del estado de Coahuila, en el norte de México, anunciaron hoy que detuvieron a tres mujeres que formaban parte del grupo de 131 reos que ese lunes se fugaron de la cárcel mixta de Piedras Negras, dijeron hoy a Efe fuentes oficiales.

Un portavoz de la Procuraduría General de Justicia estatal (PGJC) confirmó el arresto "en las últimas horas" de las tres mujeres sin ofrecer detalles de cómo sucedió.

Además, dijo que la cifra de fugados ayer es de 131 y no 132 como se informó inicialmente, sin precisar la proporción de mujeres y hombres.

Tras la recaptura de las tres mujeres suman 128 las personas que aún están libres tras fugarse ayer del penal utilizando un túnel, agregaron las mismas fuentes.

Por otra parte, el titular de la Fiscalía, Homero Ramos Gloria, en declaraciones a Televisa, anunció que se ha iniciado una investigación en busca de posibles complicidades entre la dirección del penal y los guardias del mismo.

"Están arraigadas (en prisión preventiva) tres personas", el director de la prisión, el jefe de turno y el jefe de custodios del penal, declaró el fiscal de Coahuila.

"En la madrugada del día de hoy, ya con la llegada de las fuerzas de apoyo de Saltillo a Piedras Negras, (...) iniciamos las declaraciones de los custodios", agregó.

Sobre los prófugos, indicó que 86 están acusados de delitos federales como delincuencia organizada, y para su recaptura el estado de Coahuila ha pedido el apoyo de las autoridades estadounidenses.

Tras la fuga "se activó el sistema de emergencia", el estado quedó en alerta y lanzó una operación de búsqueda de los fugados, señaló el titular de la Procuraduría General de Justicia de Coahuila (PGJC).

El penal depende de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), cuyo titular ha viajado a Piedras Negras acompañado del jefe de penales para atender a la investigación penal abierta en torno a la fuga.

Las pesquisas se centran en cómo pudo construirse un túnel "artesanal y precario" de una longitud de más de 30 metros que salió del taller de carpintería y que tenía más de 3 metros de profundidad para poder evadir el muro perimetral, dijo el fiscal.

"La manera como está construido implica una dificultad para poder atravesarlo. Entonces sí nos hace pensar que existen una serie de indicativos que presumen que pudiera haber la complicidad de alguna de las personas encargadas de la seguridad de los reos", agregó.

"Es evidente que tenemos que hacer una labor de investigación total, con todo el turno completo de los custodios del día de ayer, y los otros dos", de días anteriores, sostuvo Ramos Gloria.

El Gobierno de Coahuila ha fijado una recompensa de 200.000 pesos (casi 15.400 dólares) por información que conduzca a la captura de cada uno de los reos fugados ayer.

La mayor fuga de reos ocurrida en los últimos años en México fue el 17 de diciembre de 2010, cuando 141 reos escaparon de una prisión de Nuevo Laredo, en el estado de Tamaulipas, fronterizo con Estados Unidos.