La última encuesta de NBC/Wall Street Journal, publicada hoy, da una ventaja de cinco puntos al presidente estadounidense, Barack Obama, frente a su rival republicano en las elecciones de noviembre, Mitt Romney, pese a que el mandatario ha perdido apoyo en política exterior.

Entre los votantes que con más probabilidad irán a las urnas, Obama obtiene un apoyo del 50 por ciento, mientras que Romney se queda con un 45 por ciento, según este sondeo mensual realizado entre el 12 y 16 de septiembre.

En la muestra de votantes registrados, con un error de +/- 3,26 puntos porcentuales, el presidente ha visto ampliada la ventaja a seis puntos con el apoyo del 50 por ciento, frente al 44 por ciento de Romney.

El mes pasado en la misma proyección de votantes registrados, Obama obtuvo un 48 por ciento y Romney el 44 por ciento.

Obama ha ampliado su ventaja, a poco que los debates televisados entre los dos candidatos pongan a la campaña en su recta final, con un aumento de su apoyo en asuntos como en políticas de empleo.

El 50 por ciento de los electores apoyan las medidas de Obama para mejorar la contratación, la cifra más alta desde marzo, pese a que el índice de desempleo sigue por encima del 8 por ciento.

Ésta es además la primera encuesta de NBC/WSJ que se realiza después del efecto mediático de las convenciones de partido de demócratas y republicanos y que parecen haber dado escaso o nulo empuje a Romney entre los votantes indecisos.

Por vez primera desde julio los sondeados no dan ventaja a Romney ante la pregunta de quién es el político más adecuado para dirigir la economía del país, con un empate en el 43 por ciento con Obama.

La nota negativa para Obama se da en política exterior, ya que su índice de aprobación en este campo se ha reducido del 54 por ciento en agosto al 49 por ciento en septiembre.

La caída coincide con la oleada de protesta de musulmanes en las embajadas estadounidenses y la muerte el 11 de septiembre del embajador estadounidense en Libia, Chris Stevens, en un ataque al consulado de EE.UU. en Bengasi.

Asimismo, el 41 por ciento piensa que el país está peor ahora que antes de que Obama llegara a la presidencia, mientras que el 38 por ciento considera que está mejor.

No obstante, el 47 por ciento considera que Obama está más preparado para realizar el trabajo de presidente que Romney, que obtuvo un apoyo del 36 por ciento.