Dos grupos de mineros que se disputan el control de una veta de una mina estatal se enfrentaron el martes en una céntrica avenida de La Paz.

Los enfrentamientos, que incluyeron decenas de pequeñas detonaciones de cargas de dinamita, dejaron como trágico saldo a un minero muerto y al menos cuatro heridos.

Los hechos violentos sucedieron cuando un grupo de mineros independiente, que marchaba por el centro de la ciudad, pasó por la sede del grupo de mineros contratados por el estado. Los primeros detonaron decenas de pequeñas cargas de dinamita cuando los segundos respondieron a los abucheos de los mineros asalariados que los observaban desde su sede sindical.

Una de las cargas dinamiteras afectó a Héctor Choque, un minero de 22 años contratado por el estado, que al momento del impacto cayó inconsciente y sangraba profusamente por el pecho y garganta. Otros cuatro tenían diversas heridas, según el comandante departamental de la policía, Rosalío Alvarez.

Horas después, Choque murió en la Clínica 6 de agosto de la Paz, informó el viceministro de Régimen Interior, Jorge Pérez.

Los mineros independientes se han asociado en unas 1.300 cooperativas y carecen de un contrato laboral suscrito con el estado.

"Todos han visto la provocación vía dinamita lo cual no lo permitimos, esto es muestra de que quieren un enfrentamiento, que vea el presidente Evo Morales quién está a su lado", dijo el dirigente Miguel Pérez en referencia a los mineros independientes.

Miles de ellos llegaron de diversas regiones del país y el martes temprano iniciaron una ruidosa marcha para exigir al gobierno solución a sus demandas.

El conflicto gravita en torno a la veta Rosario, de la mina Colquiri, ubicada a 160 kilómetros al sur de La Paz.

Las disputas empezaron hace tres meses cuando el gobierno le canceló el contrato de arrendamiento que el gobierno había suscrito, diez años atrás, con la subsidiaria de la suiza Glencore y que le autorizaba a extraer el estaño desde entonces.

El gobierno había planteado a los dos grupos compartir la explotación de la mina y les asignó la veta Rosario a los mineros independientes, lo que generó la inconformidad de los mineros estatales.

En un acto en la región oriental de Santa Cruz, el presidente Evo Morales llamó a los dos sectores a que respeten los acuerdos y convenios suscritos.

"Hemos acordado, hemos juntado a los dos sectores y ninguno quiere respetar y se enfrentan entre ellos", dijo Morales. "¿Cómo es posible que un recurso natural como es la minería esté enfrentándonos entre nosotros? Hay mucha ambición, hay mucho interés, sólo estamos pensando en la plata y no el patria".

La policía utilizó gas lacrimógeno y chorros de agua para dispersar a los grupos rivales durante los enfrentamientos en La Paz.

Informes de radio Erbol dijeron que los mineros contratados por el estado destrozaron y quemaron la sede de los mineros independientes ubicada en Colquiri.

La semana pasada, los mineros agrupados en las cooperativas bloquearon por dos días las tres principales autopistas de ingreso a La Paz.

Los minerales ocupan el segundo rubro de exportación después del gas. Las ventas al exterior en 2011 llegaron a 3.398 millones de dólares, 40% del total exportado.

El repunte de precios en el mundo desató una suerte de fiebre minera. Cerca de 100.000 mineros trabajan por cuenta propia y exigen más yacimientos al gobierno.