El running back de los Falcons de Atlanta, Michael Turner, fue arrestado el martes por conducir ebrio y a exceso de velocidad, apenas horas después de anotar un touchdown en el triunfo de su equipo sobre los Broncos de Denver.

Turner, de 30 años, fue llevado a la cárcel del condado de Gwinnett poco después de las 5 a.m. del martes. El jugador de la NFL estuvo encerrado unas dos horas antes de ser liberado tras pagar una fianza de 2.179 dólares, según los archivos de la cárcel.

Un oficial de policía detuvo el vehículo Audi R8 de Turner en la autopista 85 en el noreste de Atlanta después de registrar que transitaba a 97 millas por hora (156 kilómetros por hora), 32 millas por encima del límite de velocidad, dijo el vocero de la policía Edwin Ritter.

"El oficial habló con el conductor, quien se identificó como Michael Turner, de 30 años, y de los Falcons de Atlanta", dijo Ritter en un comunicado. "El oficial detectó el olor de bebidas alcohólicas de parte del conducto y realizó una investigación por conducir ebrio".

No se dieron más detalles.

Horas antes de su arresto, Turner jugó en el triunfo 27-21 sobre los Broncos de Denver.