Mano Menezes dijo que no siente que su puesto como técnico de la selección brasileña corra peligro porque Luiz Felipe Scolari está disponible para remplazarlo.

Menezes ha sido criticado por las pobres actuaciones de la "Verdeamarela" en sus preparativos para ser anfitriona del Mundial de 2014. Fanáticos y miembros de la prensa local han pedido que Scolari asuma el cargo, después que el timonel abandonó su puesto en Palmeiras la semana pasada.

Menezes dijo que no siente que la situación haya cambiado porque Scolari esté desempleado. Indicó que la salida de Scolari de Palmeiras demuestra que los entrenadores en Brasil son "todos iguales", en el sentido que son vulnerables a perder sus cargos "ganen o pierdan".

"No siento ni más ni menos presión", dijo Menezes el martes, un día antes de que el seleccionado brasileño enfrente a su similar argentino en el Superclásico de las Américas, una serie de dos duelos — el primero en Brasil, el segundo en Argentina — organizado por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol). "Yo respeto a todos los entrenadores. Lo que sucedió solamente refuerza la idea de que todos somos iguales, ganemos o perdamos, somos despedidos, contratados... siempre ha sido así".

Scolari, que fue técnico de la selección brasileña que ganó el Mundial de 2002 en Corea del Sur y Japón, nunca descartó volver al frente al representativo nacional, pero había estado descartando cualquier posibilidad de asumir el cargo debido a su contrato con el club.

Pero tampoco ocultó a nadie que su meta a su salida del Palmeiras al final del 2013 era entrenar a la selección brasileña en el Mundial 2014 a celebrarse en Brasil. Hubo reportes de negociaciones previas con Colombia y Chile, pero Scolari aclaró que no ha tenido ofertas recientes.

Scolari, de 63 años, llevó a la selección de Portugal a la final de la Eurocopa en 2004 como anfitrión y a semifinales en el Mundial de 2006. Tuvo un breve periodo en el inglés Chelsea y en el Bunyodkor, de la liga uzbeka, antes de regresar a Palmeiras en julio de 2010.