El seleccionador brasileño, Mano Menezes, dijo hoy que no siente más presión por el hecho de que Luiz Felipe Scolari, entrenador campeón del mundo en 2002, esté desempleado y disponible en el mercado.

"No me siento más o menos presionado en el cargo", dijo Menezes en una rueda de prensa en la ciudad de Goiania, donde Brasil está concentrado para el partido de mañana contra Argentina, en el torneo Superclásico de las Américas.

"Esa situación demuestra que todos somos iguales. Un día ganamos, otro perdemos y nos despiden. Es así como funciona el proceso", dijo Menezes en alusión a Scolari, que fue destituido del Palmeiras la semana pasada.

Menezes es muy cuestionado por la prensa brasileña por el juego que está practicando la selección y por su derrota ante México en la final de los Juegos Olímpicos de Londres.

A Scolari la prensa siempre lo señala como un posible candidato a regresar a la selección con la credencial de su triunfo en el Mundial de Corea del Sur y Japón de 2002.