El enviado especial de la ONU para Yemen, Yamal Benomar, pidió hoy al Gobierno del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi que avance en la reforma de las Fuerzas Armadas a la luz de los últimos atentados terroristas perpetrados en el país, uno de ellos contra la embajada de Estados Unidos en Saná.

"Ante los recientes ataques terroristas y el reciente atentado contra la embajada estadounidense en Saná, se necesita seguir adelante e impulsar la reestructuración de las fuerzas armadas", dijo Benomar ante la prensa a la salida de una reunión a puerta cerrada mantenida con el Consejo de Seguridad.

El enviado especial, recién llegado de su misión número catorce al país, explicó a los miembros del máximo órgano internacional detalles acerca de los recientes ataques terroristas, entre los que destaca el del pasado 11 de septiembre, cuando once personas murieron por la explosión de un coche bomba en Saná al paso del convoy del ministro de Defensa yemení, Ahmad Mohamed Naser.

También rindió cuenta del ataque a la embajada estadounidense en la capital del país el pasado jueves, cuando decenas de manifestantes irrumpieron en el complejo de la misión diplomática y se enfrentaron con las fuerzas de seguridad yemeníes, lo que causó cuatro muertos y medio centenar de heridos.

Los manifestantes protestaron por la cinta "La inocencia de los musulmanes", considerada blasfema, que ha provocado numerosos disturbios en el mundo árabe, principalmente en Egipto, Túnez, Yemen y Libia.

Tras la reunión de Benomar con el Consejo de Seguridad, su presidente de turno, el embajador alemán Peter Wittig, expresó el "apoyo" del máximo órgano de decisión de la ONU a los pasos dados por el presidente yemení para "reformar y reestructurar" el sector de la seguridad en el país.

Mostró en ese sentido su "preocupación sobre los intentos continuados para socavar el proceso de transición" en Yemen, donde el Estado necesita reafirmar su autoridad en varias partes del país, y pidió en nombre de los quince que se avance en el proceso de diálogo nacional.

"Los miembros del Consejo de Seguridad están de acuerdo en que un diálogo nacional completo y sin exclusiones debería empezar sin demora para sentar las bases de un Yemen estable y unido", subrayó Wittig, quien pidió una "respuesta urgente a la trágica situación humanitaria" que vive el país.

En ese sentido, dijo que los miembros del Consejo esperan con atención a la celebración de la reunión del Grupo de Amigos para Yemen organizada para el 27 de septiembre en Nueva York, en el marco de los debates de la Asamblea General de la ONU.

"El encuentro servirá para reafirmar el enérgico apoyo de la comunidad internacional con el proceso de transición y con el pueblo de Yemen", concluyó el diplomático germano.

Yemen lidia con la inestabilidad de tener a la red terrorista Al Qaeda operativa dentro del país, que además vive los efectos de las revueltas populares que acabaron con el mandato del presidente, Ali Abdalá Saleh, a quien sustituyó en el cargo Hadi, quien fuera su vicepresidente.