El expresidente de Uruguay Julio María Sanguinetti afirmó hoy que la crisis actual "no es tan universal como parece" y señaló además que la democracia en América Latina es "bastante imperfecta".

En una conferencia organizada por la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE) y denominada "¿América Latina y Uruguay están aprovechando el ciclo de bonanza?", Sanguinetti afirmó que la crisis económica dista de ser mundial, argumentando que existen muchos países y regiones que experimentan crecimiento y desarrollo.

"Asia y Oceanía no están en crisis, media Europa tampoco y América Latina no está en crisis" agregó, quien fue dos veces presidente de Uruguay (1985-1990 y 2000-2005).

Esta crisis "fue de sobreendeudamiento, llegó un momento en el que el endeudamiento era tal que cualquier accidente provocaba la tormenta que al final se produjo", añadió.

Sanguinetti, se mostró confiado sobre el futuro y explicó que al estallar la crisis de las hipotecas en el 2007 y en el 2008 la de Wall Street, "fue una tormenta que a muchos hizo temer por el futuro del capitalismo, pero este ha demostrado una formidable capacidad de recrearse".

Sobre América Latina, el líder político uruguayo opinó que la región tiene una democracia "en marcha" pero que "aun es bastante imperfecta".

Ante la situación económica añadió: "Las economías han crecido por los precios (internacionales), con mejoras y con repercusión social; hace 10 años el 46 % de la población latinoamericana estaba por debajo de la línea de pobreza y hoy es el 30 %".

Sobre el "populismo" que, según él, existe en varias zonas latinoamericanas, el expresidente uruguayo afirmó que esto "ocurre con la bendición de organismos financieros internacionales".

Los subsidios del Estado, "que se plantearon bien como medida de emergencia", si se tornan permanentes pasan a ser "clientelísticos", y ese es uno de los "serios problemas del mal aprovechamiento de la bonanza en América Latina", enfatizó.

Como ejemplos del buen uso de la bonanza económica en la región señaló a Perú y Chile, y en el lado opuesto a Venezuela.

Perú "ha cambiado" su estructura de exportación, "puso en marcha minas de oro y plata con nuevas tecnologías que, con buenos precios, pasaron a ser rentables".

Chile es "otro ejemplo" de "aprovechamiento de la bonanza", mientras que "en el otro extremo" está Venezuela, "con sus aventuras financiero-empresariales y sus armamentos", explicó.

Volviendo a la crisis económica, el líder del Partido Colorado afirmó que su epicentro "ocurre en los países mediterráneos de Europa", donde "no solo hay una crisis de endeudamiento, sino de exceso".

Y puso de ejemplo la situación española: "El caso de España es el exceso del gasto, una descentralización que se hizo para sustentar la democracia que resurgía, pero que condujo a irracionalidades".

"Cada uno quiere su museo, su aeropuerto, su hospital con la última tecnología, lo que derivó en un gigantesco exceso", enfatizó Sanguinetti.

"El estado de bienestar no significa que todo es posible, no significa un desparramo del gasto sin productividad", añadió.