El Gobierno de Guatemala es partidario de revisar el modelo "prohibicionista" de la lucha contra el narcotráfico, porque se ha revelado "totalmente inútil" y sustituirlo por un sistema regulatorio de "responsabilidad compartida", que ataque también la producción de droga sintética.

El ministro de Gobernación de Guatemala, Mauricio López Bonilla, expuso esta postura del Ejecutivo de su país en una entrevista con Efe en la ciudad española de Valencia, donde participa hoy en la I Reunión Iberoamericana de Ministros del Interior y de Seguridad Pública.

López Bonilla considera que el actual modelo, con "la represión como único recurso", se centra únicamente en los países productores y consumidores, olvidando el papel de las mafias criminales que se desarrollan en los países de tránsito.

"Los 40 años de lucha prohibicionista han sido totalmente inútiles"; su coste social y económico "demasiado alto", y lo "único" que han conseguido es aumentar el consumo y consolidar la oferta de droga sintética, además de la de origen vegetal, subrayó.

En su opinión, el "fracaso" de esta línea, guiada por "la frialdad" de las estadísticas, "invisibiliza" el fenómeno de los países de tránsito, donde el crimen organizado relacionado con el narcotráfico ha logrado "un gran impacto".

En estos países, los "enormes recursos" que podrían destinarse a la educación o a la sanidad "acaban invirtiéndose en una lucha prohibicionista a la que, 40 años después, no le vemos ningún sentido", remarcó.

Guatemala apuesta por revisar este modelo y avanzar hacia una política "regulatoria" que combine responsabilidades compartidas y diferenciadas, y que anteponga "el derecho de las personas a la vida por encima de todo".

Por un lado, explicó el ministro, "cada escenario -países productores, de tránsito y de destino- debe desarrollar sus propias líneas de acción".

Por otro, "es necesario crear una actividad entre los actores que sea integral y complementaria", una "línea de acción de responsabilidad compartida", que vaya más allá de las bases que hasta ahora han fundamentado la lucha, centradas en la producción y el consumo, añadió López Bonilla.

El responsable guatemalteco advertió que algunos territorios de México y Guatemala "se han visto inundados en los últimos años por químicos precursores", lo cual "evidencia una nueva estrategia del narcotráfico" que va mas allá de las sustancias de origen vegetal y consolida las drogas de diseño.

Esta "diversificación" implica "una revisión del modelo prohibicionista para poder ser más efectivos en nuestras líneas de acción", sostuvo.

La I Reunión Iberoamericana de Ministros del Interior y de Seguridad Pública reúne hoy en Valencia a representantes de veintiún países para dialogar sobre la coordinación en las políticas de seguridad pública, la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, y el control de fronteras.

La reunión fue inaugurada por el ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz, quien recordó los años de lucha contra la organización terrorista ETA y expresó su confianza en que en el encuentro "surjan propuestas e iniciativas útiles para mejorar la respuesta" a los retos compartidos por los países iberoamericanos, entre ellos el narcotráfico y el crimen organizado.