Agentes de seguridad vestidos de civil golpearon y detuvieron brevemente el martes a un fotógrafo de The Associated Press en la capital bielorrusa.

Sergei Grits estaba entre los ocho periodistas que cubrían una protesta de cuatro activistas de oposición que pedían un boicot a las elecciones parlamentarias de este fin de semana cuando los agentes de seguridad los atacaron en el centro de Minsk.

Grits dijo que uno de los hombres lo agarró del cuello mientras otro le daba puñetazos en un ojo, lo que rompió sus gafas y le hizo una cortada. A continuación empujaron a los comunicadores a una camioneta sin matrículas y los llevaron a una estación policial, donde los detuvieron durante dos horas antes de liberarlos sin levantar cargos o darles explicación alguna, informó Grits. La Policía borró las imágenes de sus cámaras.

El portavoz de la Policía de Minsk, Alexander Lastovsky, dijo que no podía hacer declaraciones sobre el incidente.

"Ese tipo de violencia contra un periodista que realiza pacíficamente su trabajo es inaceptable y debemos protestar en los términos más enfáticos posibles", dijo John Daniszewski, vicepresidente y director editorial de AP. "Exigimos que las autoridades bielorrusas investiguen el asunto y tomen las medidas apropiadas contra los individuos involucrados".

Las autoridades bielorrusas han mostrado una escaza tolerancia ante la discrepancia y la libertad de expresión bajo el presidente Alexander Lukashenko, que ha gobernado la ex república soviética de 10 millones de habitantes desde 1994. Estados Unidos y la Unión Europea han impuesto sanciones económicas al gobierno de Lukashenko por su represión contra los grupos de oposición y los medios de comunicación independientes.