El Fondo Monetario Internacional anunció el martes que presentará a finales de este año una evaluación de la economía dominicana para negociar en enero un eventual nuevo acuerdo que ayude al país caribeño a enfrentar su crisis económica caracterizada por un profundo déficit fiscal.

La situación fiscal que enfrenta el gobierno del presidente Danilo Medina, que asumió el cargo el 16 de agosto, "no es fácil", dijo en conferencia de prensa Przemek Gajeczka, jefe de la misión del FMI, luego de entrevistarse con el mandatario.

Aunque se abstuvo de precisar detalles de su evaluación, Gajeczka explicó que los dos principales retos que enfrenta el nuevo gobierno dominicano son la situación fiscal y el sector eléctrico, que pese a millonarias subvenciones del Estado no logra solucionar los prolongados apagones.

Algunas agencias financieras extranjeras y el principal partido de oposición aseguran que el déficit fiscal del gobierno pasó este año de unos 500 millones de dólares a 2.500 millones, debido presumiblemente a los gastos en que incurrieron las autoridades durante la campaña electoral en la que triunfó el oficialista Medina en mayo.

El gobierno de Medina solicitó al FMI la evaluación de la economía como parte de sus planes para enfrentar la crisis económica, que incluye una reforma fiscal cuyos términos serán negociados en los próximos meses con el sector empresarial y los diversos partidos políticos.

Ni el gobierno dominicano ni el FMI han precisado si el eventual nuevo acuerdo con el FMI representaría nuevos créditos para el país caribeño, como ocurrió con convenios anteriores.

Temístocles Montás, ministro de Economía, adelantó que la misión del FMI se volverá a entrevistar con las autoridades dominicanas en noviembre para esbozar los términos de un posible acuerdo.

De concretarse, sería el tercer acuerdo que suscribe República Dominicana en los últimos ocho años con el organismo multilateral. El último acuerdo "stand-by" fue suscrito en noviembre de 2009, con un plazo de 18 meses, para que el gobierno enfrentara la caída de sus ingresos como consecuencia de la crisis financiera internacional. Con el convenio, el gobierno pretendía acceder a créditos por 1.700 millones de dólares.

La última revisión del acuerdo "stand-by", prevista para febrero pasado, no fue concluida debido a que, en plena campaña electoral, el gobierno se negó a incrementar por tercera ocasión la tarifa eléctrica además de que no se había cumplido el compromiso de mantener el déficit fiscal por debajo del 3% del PIB.

La misión del FMI encabezada por Gajeczka concluyó el martes su visita a República Dominicana en la que durante una semana se entrevistó con autoridades económicas.