Después de casi diez años de obras, Amsterdam recupera uno de sus museos más emblemáticos, el Stedelijk, que alberga una de las colecciones de arte moderno y contemporáneo más importantes del mundo.

Tras una profunda renovación y ampliación, que le ha permitido ganar casi 10.000 metros cuadrados, se ha convertido en la atracción de la Plaza de los Museos (Museumplein), espacio que comparte con el Museo Van Gogh y el Rijksmuseum, en cuya fachada aparece una gran pancarta felicitando al museo por su reapertura.

Con una colección de más de 90.000 obras, 70.000 de las cuales son piezas de diseño y el resto pinturas, esculturas, vídeos, filmes, instalaciones, obras sobre papel y fotografía, el nuevo Stedelijk fue presentado hoy a la prensa internacional por su directora, Ann Goldstein.

En su intervención, Goldstein recordó la profunda transformación que ha experimentado la institución y resaltó la labor realizada por Crouwel, así como por los diferentes conservadores que han trabajado intensamente en la reorganización de las colecciones que se exhiben en el Stedelijk, que será inaugurado el sábado por la reina de Holanda.

Al día siguiente, el museo abrirá sus puertas al público, que podrá contemplar obras no exhibidas durante años, como algunas de Rene Daniels, Lucio Fontana, Yves Klein, Bruce Nauman, Gordon Matta-Clark o Jean Tinguely.

Además, se muestran piezas adquiridas recientemente como las de Barbara Bloom, Stanley Brouwn, Marlene Dumas, Dan Flavin, Simone Forti, John Knight, Martha Rosler, Danh Vo o Guido van der Werve.

Construido en 1895 por A.W. Weissman siguiendo el estilo renacentista holandés del siglo XVI, con ladrillos rojos y detalles en piedra, la ampliación llevada a cabo por el arquitecto holandés Benthem Crouwel rompe con la tónica de la plaza al incorporar un espacio futurista conocido como "la bañera".

Consistente en un volumen blanco flotante que se extiende hacia arriba en forma de tejado plano, este espacio alberga las salas de exposiciones temporales y el auditorio.

Un gran vestíbulo acristalado anexo al antiguo edificio, en el que se sitúa el centro de información, la tienda y el restaurante, da la bienvenida al visitante. En este espacio se muestra una gran pieza textil de 14 metros creada por Petra Blaisse y una fotografía de gran formato de Laouise Lawler.

Si la integración del nuevo edificio que alberga la ampliación del museo es rompedora desde el exterior, en su interior se realiza de una manera natural, casi sin tocar la antigua construcción, y a través de dos pasillos volados diseñados por Crouwel, arquitecto que ha llevado a cabo la remodelación de otros museos holandeses.

La sobriedad es la tónica de las amplias salas, todas ellas pintadas en blanco, en las que se muestran las colecciones del museo, en un recorrido que comienza con las obras que comprenden desde 1870 hasta 1960.

Siguiendo un criterio preferentemente cronológico se pueden contemplar importantes piezas de Van Gogh, Monet, Courbet, Kandinsky, Kirchner, Chagall, Giacometti, Matisse, Mondrian, Malevich -a cuyos dibujos se dedica una sala completa-, Pollock, o artistas del grupo CoBrA.

También se exhiben en este primer recorrido algunas obras de Picasso así como la escultura de gran formato "La Montserrat" de Julio González.

En la planta superior del edificio histórico el enfoque es menos cronológico. Sus amplios espacios exhiben destacadas obras que datan desde 1960 hasta nuestros días y que, dada la amplitud de las colecciones del museo, irán rotando.

En la inauguración del centro, el público podrá contemplar presidiendo una de las salas el gran collage "La perruche et la sirène" (El periquito y la sirena) de Henri Matisse, así como "Charlene" de Robert Rauschenberg, "Bellevue II" de Andy Warhol, dos obras en papel de Richard Serra, así como piezas de Sol Levitt, Kippenberger o Yayoi Kusama.

El espacio contiene también salas monográficas dedicadas a Willem de Kooning, Rineke Dijkstra, Marlene Dumas, Barnett Newman, Hanne Darboven o Wolfgang Tillmans.

Desde la gran sala situada frente a la espectacular escalera del museo se accede por dos pasillos a los nuevos espacios de "la bañera", en los que se muestra la exposición temporal "Beyond Imagination", con los trabajos de 20 artistas holandeses y residentes en el país.

La colección de diseño, una de las más importantes del mundo, se ubica en la planta baja y recorre el desarrollo del modernismo (1900-1950), modernismo de postguerra (1950-1980) y del postmodernismo hasta nuestros días.

HASH(0x96c16fc)

Mila Trenas